miércoles, diciembre 31, 2008

109. El sistema educativo español (II)

Siguiendo con el tema de la anterior entrada, una muestra del rechazo del "máster profesional de profesores de educación secundaria y bachillerato"del Plan Bolonia llega a través del Manifiesto de la Junta de la Facultad de Filosofía, que se puede leer pinchando aquí. Se pide, sí, una ampliación del CAP, pero no en los términos propuestos hasta el momento.

Por lo visto, a ese Manifiesto han respondido muchos pedagogos que la defienden, ocasionando críticas a su vez contra ellos. La más furibunda es la que realiza Andrés de la Oliva (y otros 15 profesores), La estafa del enseñar a enseñar, que carga contra "el cuerpo de especialistas cuya función es "enseñar a enseñar"". Habla del fracaso del CAP, pero la solución no les parece satisfactoria: "Nada menos que sustituir el quinto año de preparación disciplinar específica por un Máster de Formación del Profesorado que no es más que un CAP más largo y más caro. Cualquier cosa menos preguntar a los profesores sobre la utilidad en las aulas de la formación pedagógica", y prosigue el texto con el argumento siguiente: "los únicos que saben cómo se enseña matemáticas, gramática o historia, son los que no saben ni matemáticas, ni gramática, ni historia (pero son, en cambio, expertos en enseñar a enseñar cómo se aprende a aprender)".

El texto prosigue por esa línea yo creo que un tanto equivocada de culpar a los pedagogos y confundir al especialista en un tema con el que busca estrategias para aprender. Trata de defenderse de esta ola de críticas José Gimeno, En defensa de la pedagogía, que pide que se busque "otro chivo expiatorio". Ni los pedagogos tienen la culpa del deterioro del sistema educativo ni del fracaso escolar. Apunta que "No impartimos cursos en el antiguo CAP. No estamos de acuerdo ni hemos tenido nada que ver con el diseño del posgrado que lo sustituye" y pregunta lo siguiente: "¿No creen que adueñarse de los éxitos y desentenderse de los fracasos es una arrogancia? ¿No creen que el bajo nivel de los alumnos es una realidad demasiado compleja como para achacarla a un colectivo que no impartimos las clases de las materias?".

Precisamente, sobre autocrítica versa el siguiente artículo, aunque sea por la ausencia de ella. En Algunos males del sistema educativo, Ricardo Moreno Castillo ataca no sólo a los pedagogos ("Entre los males de nuestro sistema está la proliferación de unos presuntos expertos que, usando un discurso vacío, están empeñados en intervenir en la formación de los docentes"), sino también a los profesores de Universidad, "que jamás han trabajado con alumnos de instituto, pero que hablan del tema con el atrevimiento propio de los ignorantes", para acabar con la peligrosa idea de que la Pedagogía debe quedar fuera: "mientras los docentes sigamos reacios a estas necedades, la cosa todavía puede tener solución".

Julián Moreiro alude directamente a Moreno Castillo en Una ocasión perdida, que resume las ideas expuestas por su colega: "la responsabilidad de que haya alumnos que terminen la ESO siendo "incapaces de operar con decimales", "sin saber la tabla de multiplicar" o "redactando mal y escribiendo con faltas de ortografía" recae en una reforma educativa disparatada, en el gamberrismo e indisciplina alarmantes que viven los institutos, en el infantilismo de los alumnos (fomentado por sus padres) y en las "necedades" con que nos regalan los pedagogos y otros "presuntos expertos" en educación. Los profesores, en cambio, "hacemos bastante más de lo que estrictamente nos corresponde" y, gracias a eso, el sistema no se hunde". Por eso termina lamentando la falta de autocrítica que ha quedado patente en la prensa por parte de los profesores.

Conclusiones:
  1. El sistema educativo español falla, aunque no nos pongamos de acuerdo en las causas.
  2. La formación del profesorado es insuficiente, el CAP ha resultado fallido.
  3. Encima, la nueva ley del posgrado no convence. Ni mucho menos.
  4. (Mía, personal): cada uno va por donde le da la gana o le interesa y no hay unión de ningún tipo para mejorar la educación. Ni unión política ni entre nosotros, los profesionales.
  5. En lo único que parece haber acuerdo por parte de todos es en que "El acceso a la profesión de profesor, como a la de juez o a la de médico, no debería hacerse sin haber superado un periodo de prácticas seriamente concebido, tutelado, y remunerado".
Y después de este rollo, sólo me queda desearos un Feliz 2009:

sábado, diciembre 27, 2008

108 El sistema educativo español (I)


Voy a aprovechar este periodo vacacional para dos cosas:

1) Tratar el aspecto del "Tratado Bolonia"

2) Publicar las reseñas de algunas lecturas juveniles que he leído.

Por partes:

1) ¿Por qué este pesado nos quiere hablar del Tratado Bolonia, qué le afecta a él, si es una Ley Universitaria? Todo afecta, todo afecta, y más para los futuros profesores, que tendrán que realizar un Máster (del Universo) para poder ejercer la profesión. Y vamos, que es una información de interés general, creo.

¿De qué trata este Tratado del que todos hemos oído hablar por las protestas de los estudiantes universitarios (y no universitarios), pero del que pocos conocemos salvo vaguedades?

Simplificando (y valiéndome de un artículo de Francesc de Carreras, Bolonia y el máster), "El nuevo sistema organiza los estudios universitarios en dos ciclos, grado y posgrado, constando este segundo de un máster y un doctorado. El grado -cuatro cursos- es equiparable a lo que hasta hoy se ha denominado licenciatura, aunque con una diferencia no menor: para acceder al ejercicio profesional se deberá cursar, por lo menos, un máster que puede durar uno o dos años más. (...) La clave para entender este nuevo sistema está en el crucial papel del máster: te da acceso al mundo profesional y te cualifica dentro del mercado laboral. Exagerando un poco, el grado será considerado, social y laboralmente, como el bachillerato actual, aunque bastante más especializado".

Luego habla de que habrá que ver qué universidades (si la pública o la privada) contará con mejor posición para implantar un máster de más calidad, y llega a la conclusión de que será la privada porque "tres características de las universidades públicas las hacen, en cuanto al máster, poco competitivas: mala financiación, gobierno corporativo y gestión burocratizada. (...) Consecuencia: el máster será de más calidad, su título será más valorado en el mercado, pero sólo algunos, seleccionados por razones económicas, podrán acceder a él.".

Con esta nueva Reforma educativa (LOE) a la que pertenece este Tratado, pues, parece que se quiere que las universidades españolas se equiparen a las europeas (¿?) y al margen de otras consideraciones y ya ciñéndonos a la secundaria, al documentarme he visto que la LOE es la segunda reforma educativa que se acomete en dos años y la sexta de la democracia. Ojo al dato: el 71% de las leyes orgánicas cuenta con consenso. De las educativas, ninguna.

La LOE entrará en vigor el próximo curso con un cambio destacado: el programa de estudios deberá incluir una asignatura alternativa a la de religión. Y entra en juego la polémica Educación para la ciudadanía (y sus problemáticas puestas en la Comunidad Valenciana con Camps, que ha dado la matraca para que se diera en inglés, o en Madrid, donde Esperanza alega la objeción de conciencia o algo así para saltarse a la torera una disposición legal de ámbito nacional).

Queda claro que la Educación es un instrumento arrojadizo político entre PSOE y PP y mientras todos los ciudadanos perdemos, el peligro es que "Algunos mensajes políticos están provocando que las familias de las clases medias aparentemente laicas estén llevando a sus hijos a colegios concertados religiosos, porque se dice que los públicos están llenos de inmigrantes y baja el nivel de estudios" (reportaje de Susana Pérez de Pablos, La educación, el campo de tiro político).

Aunque los medios de comunicación y los poderes políticos se han centrado únicamente en la polémica de la Educación para la ciudadanía o si la Religión ha de darse en la escuela (esto antes), y se han referido los informes del estudio PISA, me parece distraer la atención de lo verdaderemente importante: analizar dónde está fallando nuestro sistema educativo. En la segunda parte, mostraré algunas de las opiniones al respecto.

martes, diciembre 23, 2008

107. Últimos días

No sé por qué en nuestro instituto las evaluaciones, con eso de que vayan las evaluaciones con el mismo número de días, se hacen tan pronto si al final las notas se dan al final como en todos los lados. Estos últimos días se han hecho larguísimos. Si no fuera por algunas compensaciones (que no descompensaciones, eso el anterior post, jeje), creo que no habría podido llegar (y casi no llego, de hecho, por una reacción alérgica al ibuprofeno...):


Como por ejemplo, la Comida de departamento que queremos institucionalizar para todas las evaluaciones. Un restaurante gallego, unos chupetes, varias fotos, muchas risas. Más o menos esos fueron los ingredientes. Si juntamos los chupetes y las fotos en un mismo momento y encima pasa alguien por ahí, el resultado es una cara de perplejidad tremenda de ese viandante que si se entera de que esos seres que posan con chupetes son profesores nos denuncia en ese mismo momento.

Nuestro compañero J. nos enseñó un nuevo término que sin duda emplearemos: la ESOSIZACIÓN, una mezcla entre exorcizar y ESO que es muy apropiada para referirte a alguno de los alumnos que más dolores de cabeza crean. Y no me estoy refiriendo a mis alumnos, que aunque no se han esmerado mucho con sus cartas a los Reyes Magos (cada uno un tipo, personales, literarias, comerciales...) para practicar el texto expositivo.


Pero no sólo nosotros tuvimos nuestro rato de diversión. Mis tutorandos montaron una fiesta el último día de clase. Compraron kilos de alimentos (sobró mucho e incluso fueron repartiendo por alguna clase), trajeron discos, me hicieron irme a por coca cola al quinto pino porque a las nueve y pico no había nada abierto y luego estuvieron pululando de aquí allá hasta que les dieron las notas.


Dichas notas, por cierto, vinieron acompañadas del primer número de la revista del instituto, que ha gustado mucho (salvo un desapresensivo que la tiró a la basura) y me ha proporcionado un considerable éxito por mi artículo de los inicios (lo puse aquí hace no mucho).


Y bueno, por fin a descansar. Aunque tengo un par de temillas que comentar, así que no os dejaré del todo en paz estos días.

¡Felices Fiestas!

jueves, diciembre 18, 2008

106. (Des)compensatoria


Normalmente, la Compensatoria (una ayuda a un tipo de alumnado con unas características muy definidas: emigrantes o aquellos que tienen una situación familiar desestructurada o en situación económica comprometida) suele ser, al igual que la Integración, una utopía a pequeña escala con una mala (o pésima) realización. Ni ayuda a compensar educativamente ni a integrar a los alumnos con más dificultades.

En muchas ocasiones no existe la preparación suficiente como para llevarla a cabo con éxito. Lo normal, lo que he conocido al menos, es que existan problemas con los profes de Compensatoria e Integración y con los propios alumnos:

Que si no quiero que Fulanito salga porque de tres clases dos las pasa fuera y la que está no se entera, que si no le apruebo porque conmigo no hace nada, que si esto y que si lo otro. Pero en este instituto se sobrepasan los límites del desequilibrio. Hay un jaleo padre con la Compensatoria. Es un caos. Una coña marinera. Todos nos tiramos la patata caliente unos a otros y ninguno ataja los verdaderos problemas: ¿quién se ocupa de estos alumnos y cómo? Por no hablar de los compañeros que no saben por dónde coger esto de la Compensatoria y para nada tienen la preparación suficiente (o bien porque no se quieren enterar, o bien porque las adaptaciones les supone demasiado trabajo, o bien porque pasan, o bien vete a saber qué).

Lo peor es que viene de largo. Este es mi segundo año aquí, pero la gente que lleva más tiempo dice que todos los años es la misma historia. Tiene mucho que ver que no se le da ninguna continuidad al departamento de Orientación. Cada año lo cambian, con lo cual el trabajo que se hace no vale para el año que viene.

Para mí la anécdota que ejemplifica esta (Des) Compensatoria aquí es lo que pasó en una sesión de evaluación. Hablamos de un alumno con una parálisis parcial en un lado de su cuerpo y del esfuerzo que realiza para seguir el ritmo del resto. Pues resulta que la de dibujo, que debía de estar en otra parte, carga contra el muchacho porque dice que no le hace ninguna lámina. La profe de Apoyo le dice que cómo se la va a hacer, si apenas puede coger el lápiz. ¿Hay algún tipo de Adaptación Significativa con este alumno, o simplemente ha sido etiquetado como vago o incompetente? Pues como este caso, a mansalva.

sábado, diciembre 06, 2008

105. Fin de evaluaciones

En el instituto donde me hallo, existe la costumbre de adelantar la fecha de las evaluaciones a principios de diciembre. Así se consigue que los trimestres vayan con un número de días similares y no esté descompensado. Y se consigue sobre todo que los profesores nos volvamos locos cuando en la última semana de noviembre resulta que tienen que estar corregidos los exámenes y puestas las medias. Afortunadamente, este año no me ha pillado el toro gracias a que soy tutor.

¿Eing?

Pues sí, en una reunión de tutores resulta que traen una ficha para el seguimiento de la evaluación. Y yo digo: ¿Tan pronto? Y me dicen: ¿Cuándo crees que vamos a evaluar? Y yo pienso: Ups.
El caso es que estos últimos días he estado hasta arriba de exámenes, correcciones, medias..., y evaluaciones. Tediosas y desesperantes evaluaciones en muchos de los casos. En mi tutoría creo que no pasó eso, aunque no es muy problemática y no es lo mismo que un 2º ó 1º de la ESO, claro.

Estoy tan embotado (he estado ahí ahí de salud estos días, de hecho) que me cuesta quedarme con alguna anécdota o detalle. Sólo puedo decir que me puso de los nervios "mi" profesora de MAE: no se enteraba de que no se podía elegir en la PDA la opción de "No presentado" (aun cuando todos sus no presentados se habían presentado, que esa es otra), se saltó una evaluación de 1º, se echó unas cabezadas en la sala de profes sobre su bufanda o, lo que más me atacaba, siempre iba con un alumno de retraso cuando tocaba hablar de ellos individualmente. Menos mal que no da ninguna asignatura evaluable en mi clase.

Y menos mal que tras el maremágnum llega por fin la calma y el paisaje se tranquiliza.


Ahora lo que toca es aguardar a las vacaciones y, antes, establecer unos parámetros a mis tutorandos para que aprovechen más el tiempo y sigan unos horarios más estables para el trabajo y que así los resultados mejoren. Les he pedido que me hagan un "planning" sobre sus tardes y fines de semana y ahora les estoy recomendando algunas máximas que deberían seguir (en algunos casos, no estar toda la tarde en la calle o viendo la tele o estando en el ordenador). Por cierto, aún no se sabe cuándo se darán las notas...

jueves, noviembre 27, 2008

104. "Te ha tocado"

- Julián, M., venid aquí, nos dice el director.

M. reacciona con prontitud: "Ha sido él".

El director la ignora. Sin ningún tipo de preámbulo, nos pregunta nuestra edad. "No es que me interese", aclara a continuación. Yo pienso: "Ya, no es que no le interese, pero lo pregunta...". Treinta, digo yo. Treinta y uno, dice ella.

- Te ha tocado -anuncia fatídicamente el director.


¿Me han tocado unas vacaciones pagadas a mitad de curso? ¿Un lavavajillas que no me entrará en casa? ¿Una colección de libros, dvd's y otro tipo de material educativo? Nada de eso... ¡El más joven de plantilla tiene que ser el secretario para el proceso de elección del Consejo Escolar!

Llegó el día. Salvando las bromas acerca de mi condición pipiola, comiendo a toda prisa para estar con antelación y preparar el momento, supe mi papel enseguida: mantenerme callado e inmóvil a la izquierda del director (a la derecha estaba la otra secretaria, que en este caso era la que más tiempo de permanencia en el centro llevaba). Alzados por la tarima, descubrí algo con horror:

¡Desde esa altura se observa a la perfección a todos los profesores del claustro! Tanto si duermes, como si hablas, como si te hurgas la nariz, de todo eso queda constancia desde esa privilegiada posición. Por no hablar de que los compañeros no callan ni debajo del agua a pesar de que eso deviene en que el claustro acabará más tarde.

Se repartieron las papeletas, se pidió a los compañeros que se presentaban que dijesen unas palabras, se dieron unas breves instrucciones y se fue llamando a todo el mundo para dejar su papel en la urna. Fue menos tedioso de lo que imaginaba, incluso lo que vino a continuación: el escrutinio.

Ya antes de empezar había anotado en la pizarra a los siete candidatos y ahora tocaba ir recabando los votos. Apenas se quedó una docena de personas. El director fue disparando los nombres y yo iba recogiendo con palitos como podía, hasta que alguien pidió que fuera más lento para que no tuviese que ir tan apurado.

Al final, salieron elegidas, entre los cuatro representantes que se requerían, las dos compañeras que yo conocía, pese a su corta experiencia en el centro frente a los otros que proclamaban años y años al servicio del centro. Pero lo más importante: ya podía irme a casa.

viernes, noviembre 21, 2008

103. Robin Hood



Llega a nuestra Comunidad de Madrid la moderna versión de Robin Hood, cuyo lema es "quítale el (poco) dinero a los pobres para dárselo a los ricos". Dirigida y protagonizada por Esperanza Aguirre.

(Pincha en el enlace para acceder a la noticia: "Aguirre quiere pagar el uniforme en colegios privados").


sábado, noviembre 15, 2008

102. Donde surgen las sombras

Esta novela me parece ideal para alumnos de 3º y 4º de ESO (y cualquier lector en general): fácil y directa, con temas como Internet, los juegos de rol, el chat, la lucha entre el Bien y el Mal, las desapariciones de personas, resulta un libro que engancha desde la primera página dosificando el suspense como los grandes maestros del género, dejando muchas incógnitas abiertas para que la última página leída se convierta en la penúltima.

Entre la guía de lectura de SM y la de Julián Montesinos Ruiz en la web de Educación de Murcia, estoy realizando una preparación diferente para abordar esta lectura que consiste en lo siguiente:

Llevo anunciando que la próxima lectura no les va a ser comunicada hasta el último momento. Sólo revelo que les va a enganchar sí o sí. ¿Pistas? Que es de intriga, que es de un autor español y que es un premio literario de literatura juvenil. Parece que con la estrategia del enigma les tengo intrigados.

Les he pedido 8 euros, ya que yo mismo compraré los ejemplares de la novela. Así retardo el momento de que conozcan el título y además propicio una dinámica que consistirá en leer sólo en clase, llevándome los ejemplares a su término.

El siguiente paso fue la colocación, el martes, del siguiente cartel en la clase:

El jueves desvelé la razón del cartel y la novela. Expliqué las claves del libro recalcando que esta novela crea lectores y engancha, aunque alguno dudaba este aspecto. Luego les entregué un sobre donde tenían que poner su nombre precedido de la palabra "Inspector" y les comuniqué que en esta lectura ellos serían también los que investigarían la desaparición de Álex, paralelamente al detective y a los amigos. La pena fue que una huelga de estudiantes deslució un poco la sesión. Y que la librería no había traído todos los ejemplares que pedí.

Dedicaré otras dos sesiones y leeremos hasta el capítulo 7. En determinados momentos iré preguntando sobre las hipótesis acerca de Álex y los posibles sospechosos. A partir de ahí, seguirán los alumnos solos y luego responderán una guía de lectura, al margen de la investigación que han realizado en clase.

Ya os diré qué tal resulta esta dinámica.

domingo, noviembre 09, 2008

101. La crisis

Siento seguir la corriente general y emplear este término tan de moda y que debe de llevarse el número 1 en cuanto a búsquedas de Google, pero en todos los campos afecta de alguna manera y en el nuestro no iba a ser menos.

Los pruebas que he observado que revelan un momento económico preocupante son las siguientes:
  • En la reunión de padres, uno de ellos me vino muy preocupado a contarme que no había podido pagar todos los libros a sus hijos. Está en paro y el sueldo de su esposa no da casi para llegar a fin de mes. Si nos ponemos a pensar, el coste en material de clase se dispara. Podríamos ser como otras comunidades autónomas, que financian los libros de texto.
  • Este año, en lo que llevamos de curso, se ha tenido que cancelar ya alguna excursión. La más significativa ha sido una de Educación Física que llevaba a los alumnos a patinar sobre hielo. Pese al interés de los niños, muchos padres no han podido pagar. (Ya hablaré de los problemas para llevarles al teatro desde el departamento de lengua, pero ese es otro tema). Veo imposible el viaje de fin de curso a no ser que, como dijo una compañera, se consigan ellos el dinero con lotería o venta de cualquier otra cosa.
  • Los recortes presupuestarios están siendo muy evidentes. A nada que pueden, la Comunidad de Madrid recuerda que el momento es delicado. Nuestro instituto ha tenido que cancelar las clases de estudio de por la tarde porque no les dan dinero. Amenazan con quitar las ayudas, los asistentes sociales ya casi ni existen, los siguientes son los profesores de compensatoria... Nuestro campo, al ser poco importante (ironía) es un punto idóneo para empezar con el ahorro social.
En fin, que la crisis ha explotado. Esperemos tener más recursos que el hombre de la imagen para superarla.


PD: Muchas gracias por tus palabras, fan mía. Quería dedicarte la posdata para ti, "yo" ;-)

viernes, octubre 31, 2008

100. Centenario


No todos los días se cumplen 100 posts, así que para conmemorar esta distinguida cifra he pensado utilizar un escrito que mi compi de insti me pidió para la revista (que iniciará su andadura cuando se entreguen las notas) un texto que figurase en ella. En él hablo de mis inicios y es el siguiente, titulado (muy originalmente) "Los inicios":

Mi compañera M. me pidió que escribiera un relato para la revista. En principio, esto iba a ser un relato de ficción, hasta que mi compañera A. me dio una mejor idea: hablar de mi primer día como profesor; tema que voy a ampliar, por aquello de establecer paralelismos con los inicios de esta revista, a mis inicios como profe. Porque, como ya bien sabéis –en condición de los preadolescentes, adolescentes o postadolescentes que sois y por tanto inmersos en el difícil tránsito hacia la vida adulta–, los inicios son muy duros.

Y más cuando no se nace –en mi caso– pensando ser profesor. ¡Si yo estaba deseando salir del instituto! ¿Cómo he acabado entonces dando clases, y más cuando soy una persona lo suficientemente tímida como para evitar cualquier exposición en público? Aún no he hallado la respuesta porque soy más dado a hacerme las preguntas y quedarme con las dudas. Sólo sé que estudié una carrera de rebote (bendito rebote, me encantó), Filología Española, porque no sabía qué quería estudiar en el futuro y sólo tenía claro que huiría de las ciencias por el duro trago de mi COU (hoy 2º de Bachillerato) con mates, física, química y biología; y sé que a pesar de unas buenas prácticas para ser profesor y de una buena nota en mis primeras oposiciones, estuve en el paro un buen tiempo alternándolo con oposiciones de administrativo y trabajos de breve duración y la misma escasa retribución; y sé que cuando ya ni contemplaba como posible acabar de docente, aprobé mis segundas oposiciones y me dieron una vacante en un instituto de un pueblo muy, muy lejano de la Comunidad de Madrid.

Ya se había hecho la presentación de las tutorías y al día siguiente empezaban las clases de forma oficial. Que no cunda el pánico, pensé. ¿Que no qué? ¡Si ya está extendido el pánico, o de otro modo no estarías hablando contigo mismo!

Y es que me encontraba casi de improviso en “el otro lado” (para vosotros, el lado oscuro, claro), hablando con los que serían futuros compañeros míos y pensando que había alguna clase de error porque yo no podía ser igual que ellos y fingir que sabía lo que era un instituto desde esa óptica tan extraña. Al llegar, la muchedumbre se agolpaba a las puertas, ¡qué horror! Pero esos compañeros me ayudaron mucho y gracias en parte a ellos no huí despavorido y me dediqué a otra cosa (para desgracia de muchos de vosotros, jeje).

Tuve suerte mi primer día: empecé con un 1º de ESO y parecían asustados, aunque no sabían que yo lo estaba más que ellos. Me tranquilicé y después la mañana no fue tan dura como pensaba. Esas primeras semanas, llevaba preparadas mis clases casi hasta el extremo de contar los minutos para cada sesión, aunque pronto vi que lo principal era adaptarse a las situaciones que escapan a tu control:

Estás, por ejemplo, con los elementos de comunicación; toda la tarde anterior preparándolo, estudiándolo, revisando los ejercicios. Empiezas a explicar, y… “Profe, M. me está tirando papelitos”. “M., estáte quietecito”, dices sobre la marcha. Antes de que puedas proseguir, M interviene: “Es que L. me ha llamado gilipollas”. Y entonces se lía porque los demás compañeros necesitan opinar al respecto y de pronto te encuentras avasallado por una masa de voces confusas y acopladas. La de gritos que exhalé ese año mandando callar…

Poco a poco vas cogiendo tablas y conociendo a tus alumnos, pero hasta entonces estás expuesto a sucesos como la anécdota que voy a referir de ese primer año y que hace las delicias de mis amigos cuando se la cuento (me lo piden, ahondando en la herida):

Refuerzo de lengua. Viernes. Última hora. No hay modo humano de contener a aquellos seres bajitos y traviesos (el tiempo transcurrido suaviza mi forma de referirme a ellos; en esos momentos los adjetivos habrían subido de tono). Todo sucede deprisa y de forma confusa. En las últimas filas un pequeñajo por lo visto escupe a un chico que es como un armario. Se enfada. El pequeñajo y el armario se enzarzan en una persecución alrededor de dos mesas centrales. Al armario le faltan las babas para parecer rabioso. El pequeñajo va perdiendo fuerzas y si cae en sus garras no llegará a crecer en la vida. El profesor (yo), atónito, superado, piensa en la integridad del pequeño y por tanto decide abrir la puerta para facilitar su huida, pero no prevé lo que sucede a continuación: no sólo el armario le persigue, sino que el 95% de la clase sale del aula para jalear la pelea. Es decir, me quedo con apenas dos o tres en clase, la puerta en mi mano y una cara de estupor que no tiene precio. ¡Se me había escapado una clase entera! ¡Más que un profe parecía un mago, había hecho desaparecer a casi veinte alumnos! Luego las aguas volvieron a su cauce y nunca más se me ha escapado una clase entera, así que debe de ser cierto que aprendes con la experiencia.

¿O qué os creíais? ¿Que nacemos con la tiza en la mano? ¿Que pertenecemos a otra raza diferente a la vuestra y, en general, a la del ser humano, sólo preocupados por vuestra asistencia, que hagáis los deberes, estudieis, no pongáis tilde al ‘ti’ (bueno, eso ya más bien yo…) y no masquéis chicle en clase? ¿Que sólo existimos durante seis horas y luego nos desvanecemos para volver a materializarnos a las ocho y veinte? Pues no, somos también personas, como vosotros, y respiramos, dormimos, tenemos nuestras aficiones…

Eso sí, las vivencias en las aulas nos afectan de muchas maneras, tanto a corto plazo –es inevitable pensar el fin de semana lo que vamos a ver el lunes; o llevarnos las preocupaciones a casa si nos han montado un pollo o no sabes cómo solucionar algún problema–, como a largo plazo: el profesor que soy ahora o que seré después no es sino el compendio de todas las horas que he permanecido encerrado entre las cuatro paredes presididas por una pizarra y, sobre todo, habitadas por ese conjunto de alumnos (ahora vosotros) con sus miedos, preocupaciones, experiencias sueños, motivaciones... Y no hay nada mejor que presenciar vuestros inicios y ayudaros a que os forméis como personas y afiencéis vuestra andadura.

domingo, octubre 26, 2008

99. M. A. E.

Medidas de
Atención
Educativa.

Esas son las siglas y su significado. Viene a sustituir a S.C.R. (Sociedad, Cultura y Religión), donde los sufridos profesores debían permanecer dos horas aguantando el "estudio" de los chicos que no escogían religión. En nuestro instituto (no sé si es una medida generalizada) se pretende emplear estas horas para la lectura en voz alta.

En teoría, una buena idea, nunca está de más leer y se puede adquirir un buen hábito de lectura. Puedo observarlo los viernes en mi hora de guardia de biblioteca, cómo un tercero de la ESO sigue con atención la lectura de El camino, de Delibes. La profesora fomenta el interés no sólo con la lectura, sino por medio de preguntas, incisos, explicaciones sobre usos y costumbres de la época, recaba información sobre los pueblos de los alumnos, etc.

Esa es la teoría y una puesta en práctica. Otra diferente es la que realiza otra profesora con mis tutorandos. Están leyendo una obra de Pérez Reverte que no les gusta nada. Pero eso no es lo peor, sino que por lo visto sus dinámicas dejan mucho que desear. Los chavales me aseguran que las dos horas de MAE son las más insoportables de toda la mañana. Y encima una es el viernes a última.

Les estuve aplacando las quejas las primeras semanas argumentando que era una clase nueva, que cuando ya se sucedieran las sesiones se iría adaptando a la asignatura y que hablasen con ella.

Pero por lo visto esta profesora no transige. Sus respuestas cortantes a las preguntas educadas de mis alumnos (me consta) son del tipo que esa lectura le satisface intelectualmente a ella, pero encima comenta que nuestra lectura, Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia (al principio le pidieron leerla en vez de la de Reverte, pero entonces jugarían con ventaja respecto a los de las otras opciones), no vale porque el léxico es muy coloquial y pobre y no aporta nada.

A eso sumamos sus oídos sordos a ruegos de estudiar alguna hora (un poco de flexibilidad, por favor), que lee más de media hora un mismo alumno páginas y páginas y algunos ni participan en toda la hora, o que se ríe con bromas que sólo ella entiende... Las dos horas de esta señora van a acabar con el escaso interés por la lectura y me va a tirar por tierra que en el futuro consigan un hábito lector.

Claro, no te queda otra que decirles que hablaré con ella. La abordo en un intercambio: "Oye, creo que das a 4º B", pero me suelta que no, que ella da a 4º C. ¿¿¿??? Luego me dicen los alumnos que ella no los reconoce, que llevan casi un par de meses y a dos de ellas les pregunta que si son nuevas siempre que entran. Vamos, que la dichosa MAE, totalmente insustancial y de relleno porque no es evaluable, es mi mayor quebradero de cabeza... A ver qué me contesta cuando le sugiera que lean, por ejemplo, El niño con el pijama de rayas.

viernes, octubre 17, 2008

98. De cero


No, no estoy suspendiendo a nadie (de momento), simplemente me estoy refiriendo a las encantadoras evaluación cero que supuestamente guían u orientan el inicio de los cursos, pero que en la práctica acaban resultando ser una pérdida de tiempo. Así, martes y miércoles fuera de casa de siete y cuarto de la mañana hasta las ocho y media de la tarde, para..., ¿para qué? Eso me pregunto yo...

En teoría se diagnostican los casos problemáticos o que requieren de alguna atención, pero a la hora de la verdad los compañeros se suelen ir por las ramas en conversaciones paralelas a la evaluación y los casos que te gustaría contrastrar con otros compañeros a veces ni se sacan a colación a no ser que los refieras tú en última instancia, descubriéndose con sorpresa que ese alumno del que no se iba a comentar nada está con un informe de primaria en el que figura como hiperactivo y con no sé cuántas historias más.

En una evaluación, la orientadora me comentó que le estaba pareciendo "de tripis" por las situaciones esperpénticas y surrealistas que se producían. Ejemplo: hablamos de que a un niño se le valore para entrar en compensatoria en lengua; entonces el de mates salta y dice que no se lo saquen. "No, no, si es para lengua", le aclara mi compi de lengua. "No, no, que no me lo saquen", insiste el hombre, erre que erre. Y hubo que repetir la escena un par de veces más...

Por mi parte, me estrenaba como tutor en una junta de evaluación tras un año pasando más inadvertido y creo que superé con nota el trance, puesto que conseguí terminar mi evaluación en diez minutos, cosa que me agradecieron los compañeros porque la mía era la última sesión de la jornada. Es lo que tiene ir al grano.

Y a todo esto, en la mañana, una alumna de primero, la que más quebraderos de cabeza me está dando por su falta de educación, de respeto y de comportamiento, siempre contestaria, amenazando con denunciarte, replicando a todo lo que digas, hablando con compañeros, soltando groserías, desobedeciéndote sistemáticamente, coge y amenaza con tirarse por la ventana. Y va la tía, se acerca a la ventana, pega un salto y queda con medio cuerpo fuera. Con toda la serenidad del mundo, la mandé para jefatura, sin dar importancia alguna a su salida de tono, a pesar del susto. Algo similar a cuando le brotan sus lágrimas de caimán. Ni la miro ni, por supuesto, la consuelo.

miércoles, octubre 08, 2008

97. El sol siempre brilla cuando me acuerdo del paraguas


Siento la chorrada del título, pero ya que la entrada versa de una mezcla de ideas y no encontraba un nexo común y hoy he paseado el paraguas para ver brillar el sol... Como se me ha ocurrido esa frase, ahora voy a tratar de que parezca algo intencionado y procuraré establecer paralelismos con lo que voy a contar (algunas paradojas o contrasentidos, vaya):

Por ejemplo, empezaré refiriendo de qué tarea respecto a mi tutoría me he ocupado.(Aviso: la complejidad que entrañaba y la responsabilidad que acarreaba me ha resultado por momentos imposible de digerir). Y es que me he encargado durante una guardia de... ¡Pegar las fotos de mis tutorandos en los carnés del instituto! No sé por qué no lo podían haber hecho en secretaría, pero bueno...

Otra queja: desde antes de empezar el curso me apetecía llevar a cabo un taller de literatura. Me parece que desde no sé qué instancias promovían este tipo de actividades vespertinas y ya que he impartido un curso y que tengo material y sobre todo afición, me parecía una buena idea. Al final, hoy lo he consultado con el director, tal vez fuera de plazo o sin mucha idea de este tipo de actividades, pero la respuesta totalmente evasiva me ha hecho olvidarme por completo del asunto.

Por último, en la última clase de lengua dividí a mis alumnos en grupos de cuatro con dos hojas de ejercicios que recopilaban parte de la materia de sintaxis dada (perífrasis verbales, valores del 'se'). Durante el fin de semana había establecido como criterio entremezclar aquellos alumnos que están siguiendo bien las explicaciones y resolviendo bien los ejercicios con aquellos que más dudas demuestran o que no han hecho los ejercicios. Mañana dedicaremos la segunda sesión y veremos si esta iniciativa, cercana al aprendizaje cooperativo, sirve para que el examen del viernes sea exitoso.

PD: Muchas gracias por tu comentario, Inma. Espero que muy pronto te veamos por las aulas.

sábado, octubre 04, 2008

96. Una de las pegas de la tutoría

Aparte del martes fatídico en el que levanté un ojo, vi demasiada luz y me di cuenta al instante de que la puñetera alarma de mi móvil no me había despertado y ya eran las 8 y cuarto (no sé cómo conseguí llegar a 2ª pidiendo un taxi y corriendo para llegar al autobús), y dejando de lado para el próximo post una lista más reducida de las lecturas juveniles que he estado leyendo y de las que tengo algunos informes (algunas lecturas venían en la lista, otras se incorporarán en su próxima edición), quería centrarme en esta ocasión en mi tutoría.

Para conocer un poco más a los chicos y para fomentar sus relaciones, la última tutoría estuvo centrada en algunos juegos al respecto. Poco a poco iré mejorándolo y no consumiré las actividades en media hora (qué conciso y directo soy a veces...).

Dentro de unos quince días me reuniré con los padres por la tarde y eso me costará un poco, que tras el último año lejos de las labores de la tutoría me había olvidado de ese fatídico momento.



Otro de los aspectos más duros de la tutoría es cuando los alumnos te hacen llegar quejas sobre otros profesores. Compañeros tuyos. Que si la de latín no explica (que eso pase, aunque me haya costado dos semanas saber quién era esa profesora), que si el de educación física sólo conoce el fútbol como deporte y les hace comprar un libro de texto que luego no utilizarán (pues no lo compréis, les dije) o, lo peor, que si el de (pongamos) naturales, a causa de una grave enfermedad que acabará con su vida en breve (dicen que les dijo una profesora) se toma las clases poco en serio, da golpes en la mesa, les dice cosas que no vienen a cuento... Tendré que informarme mejor sobre lo que quieren que haga yo al respecto, porque lo que está claro es que no me enfrentaré a ese profesor para preguntarle que si está enfermo y que si por eso pasa de sus alumnos...

sábado, septiembre 27, 2008

95. Pequeña lista de prioridades para el curso 2008-2009

Ya que me he propuesto este año ser más ordenado que nunca, como si tuviera que presupuestar las líneas básicas para este curso, mis prioridades son dos:

1. Mi papel como tutor.
2. Fomento de la lectura.

Sin olvidar, claro está, a mis primerines y el grupo de recuperación de lengua de 2º, donde un caballerete destaca por su actitud pusilánime a la vez que chulesca y provocadora. Tras unos primeros tanteos para ver si lo podía conducir con mano izquierda, aguantándole las primeras bravuconadas y salidas de tono, vi que el repetidor en cuestión tenía predicamento sobre las otras almas cándidas e influenciables y paré de raíz: Te pones en el final y si quieres no hacer nada, lo cumples a rajatabla. A partir de ahora eres una silla. Se fue refunfuñando y le recordé una de las cualidades de las sillas: no hablan. No supo la clase más de él y se pudo seguir trabajando.

De la tutoría por ahora poco que hablar porque todavía estoy en fase de recopilación de informes y de ordenación de los papeles. Pero quería pararme en el punto 2:

Se puede pretender que tus alumnos estudien y consigan una buena base para su posterior paso por bachillerato o por ciclos medios, tratando de minimizar el número de no titulados a su máxima expresión (tarea complicada, no en vano nuestra tasa de fracaso escolar es de las más elevadas), pero entre que en la ESO los contenidos quedan a veces en un segundo plano y que muchas veces lo que los alumnos demandan otro tipo de valores en el docente (cercanía, apoyo, interés en ellos...), he pensado que ya que esos aspectos los he interiorizado, lo que más me gustaría que se llevasen de su paso por el instituto es una buena afición lectora.

¿Y cómo conseguirlo?

Ya que no contamos con las ayudas de las administraciones (he oído que los recortes en educación serán una de las primeras medidas para paliar la crisis) y que potenciar las bibliotecas escolares excede de mis competencias, Internet resulta una buena herramienta. Por ejemplo, una web que se llama planetalector puede ser un buen punto de apoyo para el profesor, ya que se centra en el fomento de la lectura: noticias, planes lectores, foros, recursos..., la recomiendo no sólo a los docentes, sino a cualquiera que esté interesado por la lectura:


Por lo que respecta a un nivel más particular, está claro que había que cambiar algo porque salvo alguna excepción que ya viene con el interés por los libros desde casa, cuando les mandaba leer algo sólo recibía quejas y resoplidos. Aparte de ampliar el catálogo de lecturas juveniles para aproximarlas a los intereses o aficiones de los alumnos (ver post 93) sí que voy a intentar suavizar lo más posible el duro trago de la obligatoriedad de la lectura (de hecho en todos los cursos de la ESO supone un 20% de la nota) y para ello voy a empezar por sustituir los exámenes en favor de un trabajo procesual a través de guías de lectura que tendrán que ir cumplimentando según vayan leyendo. No tiene que verse como una carga, sino como un apoyo para facilitar la comprensión. En dicha guía incluiré algunas actividades iniciales a modo de empujón o motivación para que afronten el libro con menos desgana o rechazo aparte de dedicar tiempo en alguna sesión para presentar la obra y leer algún fragmento del principio. Y por último, fomentar la creación artística a partir de la propia novela como actividad posterior. En próximos posts iré concretando.

¿Se os ocurre alguna sugerencia?

domingo, septiembre 21, 2008

94. ¡Ring, ring!


Suena el despertador antes de las siete de la mañana y, en efecto, el curso ha comenzado. No antes, cuando nos dan los horarios (el mío muy bien, pocos huecos y sólo los martes tengo hasta última hora, he tenido suerte) ni siquiera cuando te enfrentas a tus tutorandos para darles el horario o te encuentras con ya ex alumnos que te piden para este año. No. El curso comienza cuando el despertador suena a esa hora e inicias la rutina del año pasado para llegar a tiempo al instituto.

Mis primeras impresiones respecto a mi tutoría de son positivas, ellos parecen majos. No sé si estudiosa, pero creo que a poco que se trabaje con ella, será un buen grupo. ¿Propósitos principales? Conocerles lo antes posible, tratar de inculcar unidad y ya como profe de lengua, procurar fomentarles la afición por la lectura (sesiones introductorias, debates a raíz de los temas de las novelas, guías de lectura, lecturas en alto para tratar de engancharles).

Con los dos grupos de , de entrada parece que recuperamos la esencia de los primerines: niños pequeños, asustados, con ánimo de aprender y con ilusión por enfrentarse a las novedades. No como el año pasado, que desde el primer día había desmotivación y mayoría de repetidores que "viciaron" a los recién llegados, que se dejaron llevar por esa dinámica desganada.

Alguna carita pequeña asustada te inspira ternura y hay reacciones que te devuelven una ingenuidad sorprendente. Por ejemplo, a la pregunta de qué pasaría con las faltas de ortografía, respondí que cada falta suponía dar una vuelta por todo el instituto. ¡Y se lo creyeron y se asustaron! Veremos cómo evoluciona esto y lo seguiremos contando, que me faltan por conocer los de la recuperación de lengua de .

lunes, septiembre 15, 2008

93. Lista de lecturas clasificadas por géneros

Ya avisé de que a lo mejor este post está sobre todo orientado a los docentes, pero quién sabe, a lo mejor os apetece leer alguna novela destinada al público infantil/juvenil, bien como padres, bien porque os apetece u os suscita curiosidad por alguna razón.

Como dije en la entrada anterior, durante el verano estuve recopilando información sobre lecturas juveniles para tener un catálogo amplio en el que elegir y poder seleccionar apropiadamente libros en clase y he indicado el nivel educativo aproximativo al que correspon. Seguramente falten muchas o algunas ya las habéis probado y no han resultado (voy a incluir algún título tachado porque a mi compi de departamento no le funcionaron, por ejemplo) y haya que ir actualizándolo, pero creo que puede servir de guía y de ayuda a la hora de seleccionar lecturas. De hecho, en nuestro instituto a partir de esta selección elegiremos los títulos en la ESO.

Me encantaría que fuerais opinando sobre si ya habéis probado alguna obra y a los chavales se les ha caído de las manos o si habéis leído algún otro título que no aparece en la lista y les ha gustado, así se va enriqueciendo la lista y sirviéndonos mucho mejor. El documento completo incluye resúmenes de todas las obras, así que si alguien está interesado, que me lo avise en los comentarios y se lo paso al correo. Me dejo de rollos y la copio:


INFANTIL (FANTASÍA)
• Charlie y la fábrica de chocolate. Roald Dahl. Alfaguara (1º ESO)
• Matilda. Roald Dahl. Alfaguara (1º ESO)
• Canción de Navidad. Charles Dickens. Castalia Prima (1º, 2º ESO)
• El Arquitecto y el emperador de Arabia. Joan Manuel Gisbert. Edelvives (1º ESO)
• El cuarto de las ratas. Alfredo Gómez Cerdá. SM (1º, 2º ESO)
• Cuando Hitler robó el conejo rosa. Judith Kerr. Alfaguara (1º ESO)
• Manolito 'on the road'. Elvira Lindo. Alfaguara. (1º, 2º ESO)
• Un puñado de miedos. Concha López Narváez. Bruño (1º, 2º ESO)
• Intercambio con un inglés. Christine Nöstlinger. Planeta (1º ESO)
• El cuerno de Maltea. J.A. Ramírez Lozano. Alfaguara (2º ESO)
• Lanzarote y los caballeros de la Tabla Redonda. Vivet-Rémy, Anne-Catherine. Akal (1º ESO)
En busca de las voces perdidas. Jordi Sierra i Fabra. Planeta&Oxford (1º, 2º ESO, fábula sobre la creación de la escritura)
Querido hijo: estás despedido. Jordi Sierra i Fabra. Alfaguara (1º ESO, educativo)

JÓVENES DETECTIVES
• Escrito sobre la piel. Fernando Lalana y J.M. Almárcegui, SM. (2º ESO)
• No pidas sardinas fuera de temporada. Andreu Martín y Jaime Ribera. Alfaguara (2º ESO)
• Todos los detectives se llaman Flánagan. Andreu Martín y Jaume Ribera. Anaya (2º ESO)
• Yo tampoco me llamo Flanagan. Andreu Martín, Jaume Ribera. Anaya (2º ESO)

JUVENTUD Y ADOLESCENCIA

AMOR
• Las pelirrojas traen mala suerte. Manuel L. Alonso. Alfaguara (3º ESO)
• El curso en que me enamoré de ti. Blanca Álvarez. Planeta (1º ESO)
• Dos en una. Martín Casariego Córdoba. Anaya (2º ESO)
• Nunca seré como te quiero. Alejandro Gándara. SM (3º ESO)
• La chica del andén de enfrente. Jorge Gómez Soto. SM, Gran Angular (2º, 3º ESO)
• Los amuletos de Marta. María Menéndez-Ponte. SM (2º, 3º ESO)
• Nunca seré tu héroe. María Menéndez-Ponte. SM. Gran Angular (2º ESO)
• Pupila de águila. Alfredo Gómez Cerdá. SM Gran Angular (3º ESO)
• La estrella de la mañana. Jordi Sierra i Fabra. SM, Gran Angular (3º ESO)
• 97 formas de decir te quiero. Jordi Sierra i Fabra. Ed. Bruño (2º, 3º ESO)
• Algún día cuando pueda llevarte a Varsovia. Lorenzo Silva. Anaya (2º, 3º ESO)
• El cazador del destierro. Lorenzo Silva. Anaya (2º, 3º ESO)
• La lluvia de París. Lorenzo Silva. Anaya (2º, 3º ESO)
• Los amores lunáticos. Lorenzo Silva. Anaya (3º, 4º ESO)

NOCHE, ALCOHOL, DROGAS
• El aguijón del diablo. Ricardo Alcántara. Edelvives (3º ESO)
• Falso movimiento. Alejandro Gándara. SM (2º, 3º ESO)
• Historias del Kronen. José Ángel Mañas. Planeta (3º, 4º ESO)
• Se llamaba Luis. Marina Mayoral. Anaya (3º ESO)
• Campos de fresas. Jordi Sierra i Fabra. SM. Gran Angular (3º ESO)

AMISTAD
• Palabra de Nadie. Alfredo Gómez Cerdá. Alfaguara (3º, 4º ESO)
• Rebeldes. Susan E. Hinton. Alfaguara (3º, 4º ESO)
• Zonas interiores. Jordi Sierra i Fabra. Planeta&Oxford (3º, 4º ESO)

ANOREXIA, BULIMIA
• Abzurdah. Cielo Latini. Internet (3º, 4º ESO)
• Billete de ida y vuelta. Gemma Lienas. El Aleph Editores (3º, 4º ESO)
• La foto de Portobello. Vicente Muñoz Puelles, Edelvives (3º ESO)
• Las Chicas de alambre. Jordi Sierra i Fabra. Alfaguara (2º, 3º ESO)

HISTORIAS DEL INSTITUTO
• La banda sin futuro. Marilar Aleixandre, SM (3º ESO)
• Brumas de octubre. Lola Gándara. SM Gran Angular (3º ESO)
• Los hijos del Trueno. Fernando Lalana y J.M. Almárcegui, Alfaguara (3º ESO).
• La compañía de las moscas. César Mallorquí. Alfaguara (3º, 4º ESO)

CONFLICTOS HUMANOS
• Las piedras que hablan. Ghazi Abdel-Qadir. Edelvives (2º, 3º ESO)
• Diario de un campo de barro. Ricardo Gómez. Edelvives (3º, 4º ESO)

OTROS
• Querido nadie. Berlie Dohertie. SM, Gran Angular (3º, 4º ESO. Embarazo no deseado)
• El curioso incidente del perro a medianoche. Mark Haddon. Salamandra (3º, 4º ESO. autismo)
• El diario rojo de Carlota. Gemma Lienas Planeta (2º a 4º ESO. Sexualidad)
• Fuera de juego. Jordi Serra i Fabra. SM Gran Angular (2º, 3º ESO. Fútbol)
• Sin vuelta atrás. Jordi Serra i Fabra. SM Gran Angular (2º, 3º ESO. Bullyng)

GUERRA CIVIL
• Noche de alacranes. Alfredo Gómez Cerdá. SM (3º, 4º ESO)
• Tristes armas. Marina Mayoral. Anaya (3º, 4º ESO)

CRECIMIENTO INTERIOR
• El Lazarillo de Tormes. Anónimo. Vicens Vives, adaptación (3º ESO)
• El niño con el pijama a rayas. John Boyne. Salamandra (3º, 4º ESO)
• El viajero perdido. César Mallorquí. SM Gran Angular (2º, 3º ESO)
• El precio de la verdad. Carolin Philipps, Bruño (4º ESO)

SOLIDARIDAD, COMPROMISO

• La piel de la memoria. Jordi Sierra i Fabra. Edelvives. (3º, 4º ESO)
• Un hombre con un tenedor en una tierra de sopas. Jordi Sierra i Fabra. Bruño. (3º ESO)

MALTRATO A LA MUJER

• El diario azul de Carlota. Gemma Lienas. El Aleph Editores (3º ESO)
• Lágrimas de sangre. Jordi Sierra i Fabra, Alfaguara (3º ESO)

VIOLENCIA JUVENIL, RACISMO
• Lobo negro, un skin. Marie Hagemann. Alfaguara (3º, 4º ESO)
• Noche de viernes. Jordi Sierra i Fabra. Alfaguara (3º ESO)

MISTERIO, INTRIGA
• Diez negritos. Ágata Christie. RBA (2º, 3º ESO)
• Cartas de Invierno. Agustín Fernández Paz. SM (2º ESO)
• El secreto del hombre muerto. Joan Manuel Gisbert. Alfaguara (1º, 2º ESO).
• La mansión de los abismos. Joan M. Gisbert. Planeta&Oxford (2º ESO)
• Los caminos del miedo. Joan Manuel Gisbert. Planeta&Oxford (2º ESO)
• Los Espejos Venecianos. Joan Manuel Gisbert. Edelvives (1º, 2º ESO)
• Los escarabajos vuelan al atardecer. María Gripe. SM (2º, 3º ESO)
• Amnesia. Fernando Lalana. Bruño (3º ESO)
• Morirás en Chafarinas. Fernando Lalana. SM (3º ESO)
El misterio del cuarto amarillo. G. Leroux. Ed. Vicens Vives (1º, 2º ESO)
• El silencio del asesino. Concha López Narváez. Planeta&Oxford (2ºESO).
• Donde surgen las sombras. David Lozano. SM. (3º ESO)
• El diablo en el juego de rol. Andreu Martín. Edelvives (3º, 4º ESO)
• Seis cerezas y media. Juana Aurora Mayoral. Bruño (2º-3º ESO)
• Papel mojado. Juan José Millás. Anaya (2º ESO)
• El Palacio de la Medianoche. Carlos Ruiz Zafón. Planeta (3º ESO)
• El príncipe de la niebla. Carlos Ruiz Zafón. Planeta (2º ESO)
• Las luces de septiembre. Carlos Ruiz Zafón. Planeta (3º ESO)
• Marina. Carlos Ruiz Zafón. Planeta (3º ESO)
• El ojo de cristal. Charlie no vendrá esta noche. Cornell Woolrich. Vicens-Vives (1º, 2º ESO)

TERROR
• No mires la luna a través del cristal. Manuel L. Alonso. Alfaguara (2º, 3º ESO)
• La tejedora de la muerte. Concha López Narváez. Bruño (1º ESO)
• La sombra del gato y otros relatos de terror. Concha López Narváez. Alfaguara (1º, 2º ESO)
• El viajero. David Lozano. SM (3º, 4º ESO, tocho)
• Los mejores relatos de terror. Varios autores. Alfaguara (2º, 3º ESO)
• Los mejores relatos de terror llevados al cine. Varios autores. Alfaguara (2º, 3º ESO)
• Noches de pesadilla. Varios autores. Alfaguara (3º, 4º ESO)

AVENTURAS
• La ciudad de las Bestias. Isabel Allende. DeBolsillo (3º ESO)
• Cruzada en jeans. Thea Beckman. SM (2º ESO)
• El Misterio Velázquez. Eliacer Cansino. Bruño (3º ESO)
• Finis Mundi. Laura Gallego. SM (3º ESO)
• Las Crónicas de la Torre (El valle de los lobos, La maldición del maestro, La llamada de los muertos). Laura Gallego. SM (2º, 3º ESO, trilogía literatura fantástica)
• Memorias de Idhún (La Resistencia, Triada, Panteón). Laura Gallego. SM. (3º ESO. Trilogía literatura fantástica)
• El robo de la perla. Lola Gándara. SM Gran Angular (3º ESO)
• La última campanada. Alfredo Gómez Cerdá. Bruño. (2º, 3º ESO)
• Las Crónicas de Narnia (1. El león, la bruja y el armario. 2. El príncipe Caspian. 3. La travesía del viajero del alba. 4. La silla de plata. 5. El caballo y el muchacho. 6. El sobrino del mago. 7. La última batalla). Clive Staples Lewis. Planeta (2º, 3º ESO)
• Endrina y el secreto del peregrino. Concha López Narváez. Planeta Oxford (1º, 2º ESO)
• Cuartos oscuros. Juan Madrid. SM Gran Angular (3º ESO)
• La catedral. César Mallorquí. SM Gran Angular (2º, 3º ESO)
• El maleficio (El maleficio, El olor de la magia, La promesa del mago). Cliff McNish. Planeta (2º, 3º ESO)
• Sin noticias de Gurb. Eduardo Mendoza. Seix Barral (2º, 3º ESO)
• No soy un libro. José María Merino. Siruela (4º ESO)
• Eclipse. Stephenie Meyer. Alfaguara (3º, 4º ESO. Inicio de la trilogía que ha desbancado a Harry Potter)
• El capitán Alatriste. de A. Y C. Pérez Reverte. Alfaguara (3º ESO)
• Hoyos. Louis Sachar. SM (3º ESO)
• Barrotes de Bambú. Jan Terlow. SM (2º, 3º ESO)

HUMOR
• Un cacahuete flotando en una piscina ¿sigue siendo un fruto seco? Luis Piedrahita. Punto de lectura (4º ESO)
• La Mona Risa. Los mejores relatos de humor. Varios autores. Alfaguara (3º, 4º ESO)

CUENTOS / RELATOS CORTOS

• Puentes como liebres. Mario Benedetti. Alfaguara (4º ESO)
• La bruja de abril y otros cuentos. Ray Bradbury. Editorial SM (2º ESO)
• Novelas ejemplares. Miguel de Cervantes. Anaya (Clásicos a medida) (3º ESO)
• Casa tomada y otros cuentos. Julio Cortázar. Alfaguara (4º ESO)
• Relatos escalofriantes de Roald Dahl. Roald Dahl. Alfaguara (3º ESO)
• Cuentos del reino secreto. José María Merino. Alfaguara (4º ESO)
• El apestoso hombre queso y otros cuentos maravillosamente estúpidos. Jon Scieska. Thule Ediciones (1º ESO. 50 páginas. Caro: 17€, biblioteca)
• El diablo de la botella y otros cuentos. R. L. Stevenson. Alianza (1º ESO)
• Los mejores relatos fantásticos de habla hispana. Varios autores. Alfaguara (4º ESO)

POESÍA
• Antología de poesía para jóvenes. Ángel González. Alfaguara (2º, 3º ESO)
• De todo corazón. 111 poemas de amor. Selec. J.M. Plaza. SM (2º ESO).
• Efectos secundarios. Varios autores. Anaya (3º, 4º ESO)
• La rosa de los vientos. Antología poética. Vicens Vives (1º ESO)
• Poesía española para jóvenes. María Pelegrín (Antología). Alfaguara (2º ESO)
• Raíz de amor. Selección de Ana Pelegrín. Alfaguara (2º, 3º ESO)

miércoles, septiembre 10, 2008

92. La cuadratura del círculo

Bien, pues ya hemos comenzado. Exámenes de septiembre (pocos y escasos), evaluaciones, reclamaciones y el primer (y temido) claustro. Pocas novedades reseñables, a pesar de lo cual duró bastante y pasamos al primer peldaño importante de cara al curso 2008/09: la elección de grupos.

El departamento de lengua este año ha quedado reducido a seis elementos, pero a pesar del reducido número de integrantes, nos costó muchísimo ponernos de acuerdo. No porque disintiéramos exactamente, sino porque tenía que salirnos a todos 18 horas lectivas (luego se nos completa el horario con las complementarias: principalmente guardias y A. C., no me preguntéis qué era, porque no recuerdo exactamente el significado de las iniciales...) y no había manera ni a tiros, era, como dijo una compañera, "la cuadratura del círculo". Tras tres o cuatro intentos fallidos, conseguimos llegar a la solución quitándole el curso y la letra y quedándonos con el número de horas (es un poco lioso de explicar, pero lo fue más en vivo y en directo, jeje) para ver si era matemáticamente posible cuadrar nuestros horarios.

Al final lo conseguimos y el resultado que cuenta es que he acabado más o menos sin los cursos que esperaba y apenas repito con los alumnos del año pasado. Para que saliesen las cuentas había que renunciar a ciertos aspectos (porque se nota cuándo alguien está dispuesto a eso y cuándo otros compañeros -o más bien compañero, y le resulta demasiado grande ese término cuando no mira más que por su mísero interés- no lo están porque van a su aire y a la mínima buscan imponer sus elecciones intentando saltarse la rueda de elecciones) y como en principio me apunté a un 4º con tutoría, ya sus 6 horas me restaba margen de maniobra y luego no fui capaz de desdecirme de esa elección a la que me vi un poco atado a mantener.

(Otro inciso, este explicativo de nuestros procedimientos: para elegir cursos se sigue un orden de antigüedad y de puntuación y tras una rueda (de la que por culpa de problemas en el registro de mis cursos era el último), la de la primera elección, se vuelve a seguir dicho orden para una segunda vuelta y sucesivas hasta cuadrar horarios).

El caso es que al final este año impartiré lengua de 4º y su respectiva tutoría, dos primeros de la ESO y una recuperación de lengua para 2º. Aunque me marché un poco frustrado al principio, me han ayudado a ver lo positivo y estoy contento. Los alumnos del año pasado me tendrán para lo que sea (y los que fueron mi cuarto lo mismo me necesitan, porque ese "compañero" va a ser no solo su profe para espanto suyo porque le tienen un poco de tirria, y soy bastante generoso, sino además su tutor) y a lo mejor el tiempo que me requerirá la tutoría se compensa con que el nivel de 1º no implica tanto tiempo de preparación. Así que estoy muy animado con lo que se presenta. A ver qué horario me dejan los de jefatura.

PD: para el próximo post tengo intención de colgar un documento de lecturas en el que he trabajado durante el verano; supongo que estará más inclinado a profes, pero hay de todo y a lo mejor le sirve a más personas.

lunes, agosto 25, 2008

91. La 1ª redacción del curso y el antimodelo

Prontito, prontito volvemos a las andadas. Primero los exámenes de septiembre, sus evaluaciones, el claustro, los horarios y luego... Las primeras clases. Y dentro de estas primeras clases llegan las inevitables primeras redacciones. Es decir, el típico "cuéntame que tal tus vacaciones", donde los alumnos recordarán cómo se cogía el bolígrafo, harán acopio de su ingenio y elaborarán un magnífico de tópicos:

"No he salido en todo el verano. Fin"; "he ido al pueblo y no pasaba por casa. Fin"; "estuve en las fiestas emborrachándome a base de bien y no me acuerdo de más"; "dormía hasta las cinco, salía un rato y me volvía a acostar, y espero despertarme de esta pesadilla"; "he jugado a la play mientras le decía a mis padres que estaba estudiando las siete que me quedaron"; "he aprovechado para leer todos los libros que caían en mis manos" (ah, esto último no, esto me lo he imaginado) y cosas así.

¿Se os ocurre alguna idea para que la primera redacción del curso no sea esto? Se agradecen (pero no remuneran, lo siento...) las sugerencias.

Por cierto, he encontrado un motivo para obligar a estudiar a mis alumnos. Les amenazaré con que si hacen de la ignorancia, el pasotismo y la despreocupación su bandera, pueden acabar "liándola parda" como la elemento del vídeo...

sábado, agosto 09, 2008

90. Esto sigue siendo el blog de siempre (aunque no lo parezca)

Después de pruebas y más pruebas (muchas gracias, Laura, por tu ayuda ;-), de haber perdido durante unos minutos TODO lo que fue mi blog, de desesperarme con blogger por no mantenerme mis elementos laterales de la página (enlaces, actualizaciones, piezas de ocio...), con los códigos html, CSS y JCLI (Joder Con La Informática), al final he llegado a un punto intermedio donde vale, no tendré un diseño muy avanzado, pero oye, que después de mi desesperación he conseguido que al menos haya una pizarra con la cual identificarme (aparte de la manzanita por ahí abajo perdida, jejeje) y un estilo "minimalista". Ya que estaba un poco aburrido con la imagen de mi blog y como los cambios de este año no van a consistir en los de un nuevo centro, creo que me voy a conformar con lo que ahora veis. ¿Qué os parece?

viernes, agosto 01, 2008

89. ¡Repetimos!


Una frase que antes deprimía a casi todos los alumnos (ahora me parece que no tanto...) me suena a mí fenomenal. Tras cuatro años de un lado para otro, al quinto repetiré centro al fin y eso que ha habido un ligero desajuste en la lista de méritos y he bajado puestos ni se sabe y en septiembre me tocará visitar la Delegación para ajustar mi baremación.

Lo que era algo provisional se ha confirmado en la lista definitiva: ¡repetimos!

Espero que esto se traduzca en poder seguir con muchos de los alumnos del año pasado y disfrutar de su evolución no en un simple curso, sino a lo largo de por ahora dos, me haría mucha ilusión pasar de curso con ellos. Eso sí, espero que ventajas como la de conocerles y que ellos te conozcan a ti no devengan en aspectos negativos. Pero prevalecen los aspectos positivos: la comodidad de no tener que empezar de cero para hacerme con la dinámica de conocer la nueva ruta a seguir, las instalaciones, la dirección del centro, los compañeros, los propios alumnos... Ya lo iremos viendo. Y contando.


PD: qué alegría que compañeros tuyos a quienes tienes mucho cariño por fin se hayan sacado su plaza. ¡Enhorabuena a todos los aprobados! Y ánimo a quienes no habéis quedado muy bien parados...

Ah, y felices vacaciones a los "agosteros"