jueves, marzo 12, 2009

124. ¡No me grite!

En clase de cuarto, ya que tienen tendencia a dispersarse, les pido los deberes diariamente como a los de primero. La semana pasada se me rebelaron los que van a Compensatoria porque sus frases analizadas de sintaxis se las había quedado su profesora. Yo alegaba que a mi clase saben que han de traer cinco oraciones (en su caso, simples) pase lo que pase. El negativo les soliviantó. Sobre todo a uno, llamémosle S.

Tras el negativo, se da la vuelta como si fuera a decirle algo al de detrás y se queda así. Le llamo. No se gira. Le grito:

-¡S.!

Al fin, al tercer grito (ya mucho más potente), se gira, muy enfadado:

-¡No me grite! No tiene por qué gritarme, dice todo digno.

Le digo por qué he gritado: si no me hace caso cuando le llamo en un tono normal, le tengo que gritar. Tiré de paciencia porque se puso un pelín impresentable y tranquilamente le podía haber puesto un parte, pero lo dejé pasar.


Lo curioso del caso es que su enfado es totalmente injustificado, pero no por lo que haya podido parecer por la escena que he relatado. Resulta que S. es sordo de un oído, me lo dijo su madre. Y si se gira, no oye nada, como era el caso. En fin...

3 comentarios:

Ane dijo...

Hola

(Soy nueva por aquí):)

Tal vez, se puso bordecillo, por que se sintió avergonzado.

Yo, no oigo del todo bien, y a veces me da un poco de rabia, que hablen exageradamente alto, cuando lo mas importante es vocalizar.
Pero en tu caso, está justificado el grito.

Un abrazo.

Amoradicta dijo...

que raro que alguien que no oye bien se queje porque le griten, deberia de ser al revés, que se enfadase porque le hables bajo :S, en fín...
Aunque oyese bien del todo no deberia de haberse enfadado.

Anónimo dijo...

... cualquier excusa para no aceptar la autoridad del profesor... Y no me extarñaría que dentro de poco recibieras la visita de la madre porque no tratas bien a su "pobre" hijo sordo... En fin...

Faithfully, Inma.