sábado, diciembre 19, 2009

177. El límite del aprobado

A todos nos ha ocurrido que llegan las evaluaciones y al sumar los diferentes apartados (exámenes, lecturas, comentarios, en este caso), a algún alumno le faltan décimas para llegar al aprobado (entendiendo por aprobado un 5). Hasta ahora, que sólo había impartido la ESO, eso se solucionaba con los diferentes baremos de la actitud o de los positivos o de cualquier aspecto que te dejaba claro si el alumno se merecía llegar al 5 o quedarse con el suspenso. Pero ¿y en bachillerato?

En nuestros criterios de evaluación, está claro: 70% exámenes (tres en esta primera evaluación); 20% lecturas (un examen sobre los Cuentos de la Edad Media y un trabajo sobre las Coplas a la muerte de su padre); y 10% comentarios de texto (dos). Al final, un par de trabajos optativos podían subir hasta cinco décimas (con lo que, como dice mi compañera A., estás evaluándoles sobre un 10,5).

Pues bien, me encuentro con un par de casos. Uno que no llega al cinco ni contándole esas cinco décimas "de regalo". Y otra, que se me ha quedado en un 4,8 después de reducirle la nota de dos de sus tres exámenes por faltas de ortografía. Poniéndome en el lugar del alumno, la putada es de órdago: no sólo ha aprobado los tres exámenes, sino que encima me la cargo por dos malditas décimas que qué le costará al profesor subirme.

En su debe, a la niña le falta un comentario de texto (dice que se le da mal) y no ha entregado ningún trabajo optativo. Además, sigo diciendo que este bachillerato no está teniendo la actitud adecuada: no trabajan a diario ni tampoco estudian más allá de los últimos días de rigor. Así que por eso la he suspendido (junto con otros 22 de 35). Y creo que debo ser inflexible si quiero que se tome en serio la ortografía.

¿Qué opináis vosotros?

PD: siento muchísimo haberme perdido la iniciativa del homenaje al 27, lo vi ayer después de dos días de correcciones y evaluaciones...

6 comentarios:

Cristinaa dijo...

En el caso de la del 4'8, si no ha trabajado, entiendo que la suspendas.
En mi instituto la mayoría de los profesores redondean del medio para arriba (4'5 =5); pero hay veces que por un poquito te quedas atrás. Una amiga mía tiene un 4'49 de media en física y le ha puesto un 4, a pesar de que siempre hace los deberes... Supongo que cada caso hay que estudiarlo y ver qué hacer, en estos casos eres tú el único que sabe si realmente con su actitud merece la pena aprobar o no.

Mis notas ya están puestas, hasta el martes no las sabré... ¡qué nervios!

eduideas dijo...

Siendo la primera, suspenso, como tú dices puede trabajar más, que ella vea que si hubiera entregado todo y hechos los optativos, no tendría este problema de décimas.

Antonio dijo...

En la disyuntiva que planteas, suelo inclinarme por aprobar a los alumnos. Siempre me planteo que han llegado hasta ahí porque otros los han ido aprobando antes que yo y que no debo ser un listón insalvable en sus caminos. Procuro, eso sí, que esos aprobados por los pelos les cuesten un trabajo extra para la siguiente evaluación.
En cuanto al homenaje, todavía estás a tiempo ;-)

caperucitazul dijo...

El 4.8 suspenso por no entregar los trabajos optativos. El año pasado suspendí a un alumno con un 4.9 por esa razón. Sé que suena duro, pero es que a mí lo que más me cabrea es que estudien el día antes, tengan suerte, apreuben por los pelos los exámenes y se crean aprobada la evaluación sin haber dado ni golpe. Además, si se lo explicas justificadamente (y razones tienes de sobra) aunque te ponga cara de odio, seguro que el resto del curso se pone las pilas y te hace los comentarios aunque no se le den bien.
El caso de la que no llega al cinco, mi criterio es que si es más de un 4.5, aprueba si ha trabajado durante el curso.
Ésas son mis normas y además las explico los primeros días de clase pra que luego no pillen de sorpresa.
Un saludo y felices fiestas

amelche dijo...

Yo pienso que está bien suspensa por no haber entregado los trabajos. Sin embargo, un compañero mío del año pasado decía que, si tienes dudas, aprueba al alumno/a. Y, si en la siguiente evaluación sigue igual, le dices: "En la primera evaluación te aprobé yo, esta la tienes que aprobar tú y, si no trabajas, suspenso".

caperucitazul dijo...

Me paso de nuevo por aquí sólo para desearte una ¡¡Feliz Navidad!!