miércoles, octubre 12, 2011

213. La marea verde que tanto marea: ¿quién es nuestro enemigo?

El símbolo de nuestras reivindicaciones (y el mayor acierto de los muchos que ha habido) ha sido puesto en tela de juicio por nuestro principal enemigo justo en momentos de disensión, dudas y, por qué no decirlo claramente, crisis de todo cuanto creemos. Porque inmersos en esa marea verde que tanto orgullo y tanta satisfacción nos produce cada vez que acudimos a una manifestación o concentración y nos cruzamos con un montón de personas que la llevan, resulta que hemos perdido un poco el norte, nos hemos mareado. ¿Qué queremos, qué pedimos, contra quién luchamos?

La situación es bastante compleja. Por más que intentas ceñirte al lema de nuestras camisetas y por más que te repites que ese es el núcleo fundamental de nuestras reivindicaciones, suceden demasiadas cosas como para no marearte y perder el rumbo: ¿huelga sí, o huelga no?, ¿huelga indefinida, huelga MXJ, huelgas alternas, huelgas sueltas?, ¿sindicatos a nuestro lado, o sindicatos traidores?, ¿las asambleas deben ser dirigidas por los sindicatos, o nos bastamos nosotros solos?, ¿estamos consiguiendo algo, o simplemente estamos perdiendo dinero a espuertas?, ¿merece la pena tanto sacrificio cuando mi compañero insolidario se muestra indiferente a todo?, ¿tenemos a la opinión pública a nuestro favor, o se sigue pensando que somos unos vagos que no queremos dar dos horas más de clase con la que está cayendo en plena crisis?

Transitamos por escenarios muy diferentes: desde los que se aferran a una normalidad que intentan trasladar en los institutos, como si no hubieran recortado a lo bestia, como si no diéramos afines abyectas, como si las guardias que no se prestan, las bibliotecas que no se pueden abrir, las excursiones que no se pueden realizar no formaran parte de nuestro escenario, como si nuestros dirigentes nunca nos hubieran insultado, vejado o ninguneado; a los extremistas que sólo ven solución en una huelga salvaje e indefinida que la mayoría no está dispuesto a asumir y acaban desligándose del resto, yendo a la suya o, en el peor de los casos, desmarcándose porque piensan que sin radicalismo, con tibiedades, no se llega a ninguna parte; y, en medio de todos, quedamos los que tratamos de seguir movilizados, haciendo circular correos electrónicos, escribiendo en blogs, promoviendo asambleas, tratando de evitar que el desánimo cale cada día más. 

Pasamos de un estado de rabia e indignación cada vez que nuestras amigas Esperanza y Lucía (y cualquiera del séquito) arremeten contra las huelgas y nos llaman imbéciles porque nos dejamos manipular, una rabia e indignación que te induce a redoblar esfuerzos contra ellas, a otro tipo de rabia e indignación que torna en resignación y hastío, al ver que se convocan asambleas en recreos y acudimos 10, y te dicen que la última huelga la secundamos 32 de 80, y que vinieron a trabajar interinos, (sin)expectativas que comparten centros y todo tipo de asignaturas, que dan medias (o tercios de) jornadas, que no tienen las dos horas legales de compensación por cada hora que supere las 18... Te dan ganas de abandonar la lucha porque parece que estés haciendo el tonto mientras otros muchos están haciendo el listo.

He leído en uno de los blogs referencia en las denuncias contra los recortes (Eso de la ESO) que no sabe si seguirá con la huelga porque se siente engañado con esa "convocatoria descafeinada" para noviembre y le comprendo perfectamente porque sentí lo mismo la última vez, aunque ahora que sé un poco más cómo es este complejo y frustrante proceso asambleario que trata de conjugarse con el proceso sindical (donde, en la última asamblea zonal, estuvo CCOO con los profes, y luego ellos trasladan nuestro sentir al resto de sindicatos, con los que tienen que ponerse de acuerdo para fijar un calendario), creo que esa convocatoria responde a lo que los docentes les hemos hecho llegar. 

Y es que nos hemos ido desinflando, desanimando y mareando. Y hemos ido olvidando quién es nuestro enemigo. Y nuestro enemigo no son los sindicatos, como nos quieren hacer creer colectivos como Soy Pública, a quienes les interesa promocionar sindicatos alternativos y marginales (muy poco representativos) como CGT, o grupos que convocan asambleas en días festivos al margen de sindicatos para decidir no sé qué, porque la legalidad marca que sólo los sindicatos pueden convocar huelgas. Nuestro enemigo no son los compañeros insolidarios que te empujan a mandarlo todo a la mierda porque no entiendes su conformismo, su comodidad y su falta de miras.  

Nuestro enemigo es la Santísima Trinidad que conforman Esperanza Aguirre, Lucía Figar, Alicia Delibes y ese partido político que más que recortar, lo que quiere es trasvasar los fondos públicos a manos privadas. Esos mismos que nos dicen que la crisis la ha provocado el PSOE y que no se comprometen a nada de cara a las elecciones porque dicen que obrarán dependiendo de lo que se encuentren en caja, como si ellos no gobernaran y malgastaran y se endeudaran en comunidades (casi todas las dirigen ellos) y ciudades (que Gallardón hable de endeudamiento es lo más amoral que he visto en tiempo).

Nuestro enemigo es ese PP que dicta disposiciones ilegales en pleno verano, que se escuda bajo el palio de Telemadrid, probablemente la televisión más manipulada del mundo (por eso a Cospedal le parece que TVE lo es, porque no transmite la información como a ellos les gusta y como ellos están acostumbrados, y por eso se permiten el lujo de vaticinar el despido de Ana Pastor), donde podemos encontrar titulares como "Figar dice que "bajo ningún concepto" se va a cobrar por la Educación en Madrid", "Aguirre: 20 horas de clase "no es motivo para privar del derecho de Educación a los alumnos"" o que en un subtitular se afirme que "Los sindicatos mantienen su posición de no diálogo". 

Nuestro enemigo es aquel que emite declaraciones chulescas (Granados aconseja a los sindicatos que no se cansen, y termina diciendo que "Los padres hoy van a estar indignados frente a los profesores de sus hijos, que hacen huelga no se sabe muy bien por qué") o declaraciones, en la línea de Aguirre-Figar, que nos hacen parecer marionetas sin seso (Van-Halen arremete en la comisión de educación contra las protestas contra los recortes que se suceden en Madrid desde hace casi un mes. "No creo sinceramente que sean unas manifestaciones demasiado espontáneas").

Nuestro enemigo es el que denuncia vergonzosamente el negocio de las camisetas verdes mientras que se mira para otro lado con el negocio de las mochilas de la JMJ (¿ellos sí las declararon?), el que amenaza con que se quiten subvenciones a la FAPA (que han solicitado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, ejercer el Derecho de Asilo para la Educación Pública en la Comunidad de Madrid), el que expedienta a directores por permitir pancartas a favor de la educación pública, el que coacciona, represalia, castiga a aquellos que denuncian sus irregulares situaciones... ¿Esto no suena más a dictadura, a nazismo? ¿Estamos conformes con esta situación a modo de estado de excepción en el que dimiten jefes de departamento, TICS, no se firman horarios? ¿Podemos seguir mirando hacia otro lado?

Nuestro enemigo es el gobierno que padecemos, que busca cargarse un modelo social de repartición en favor del modelo del enchufismo que encubre y fomenta las estafas de los centros concertados. El mismo gobierno que niega cerrilmente que existan recortes. Sí, ese gobierno que, como dice tan acertadamente Bob Harris, escupe hacia arriba.

Es fundamental que tengamos claro quién hace daño a la enseñanza pública y que, a partir de ahí, obremos en consecuencia. Es fundamental que sigamos los calendarios que nos propongan aunque no coincidan con nuestros idearios (llevamos el suficiente tiempo como para haber visto qué zonas funcionan mejor, qué posturas son las más razonables). Es fundamental acudir a manifestaciones, marchas y huelgas. Es fundamental que sigamos proponiendo originales actividades y más originales actividades e involucrando a las familias como hasta ahora. Es fundamental que miremos más a nuestro entorno y tratemos de modificar ese estado de apatía, de abulia y de conformismo entre compañeros y alumnado (promoviendo asambleas, involucrando a la gente, insistiendo en la importancia de nuestras reivindicaciones, recordando que con mayoría absoluta bachillerato y FP serán de pago, como ya insinuó Aguirre en referencia a los "másters"...). Es fundamental no desanimarse, no rendirse. Es fundamental que no olvidemos lo realmente importante:


18 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Buenísimo!!!

Fernando J. López dijo...

Gracias por tu post. Estoy de acuerdo en gran parte de lo que dices, especialmente en esa necesidad de definir con claridad al enemigo (sabemos bien quién es) y en la urgencia de continuar con la lucha, en especial, con las movilizaciones y acciones contundentes, masivas y creativas, educando -como lo estamos haciendo- a la sociedad -y en sociedad- y demostrando que nos estamos jugando mucho -nada más y nada menos que el futuro de la escuela pública- en esta guerra.
Gracias por citar mi blog (Eso de la ESO) y, sobre todo, por dar ánimos desde la argumentación serena y necesaria.
Un saludo, compañero

Rosario Martin dijo...

Queridos compañeros: yo sigo confusa y desanimada con los sindicatos. Pienso seguir movilizándome, y sobre todo apoyando a padres y alumnos, que son quienes realmente pueden conseguir que esto triunfe, pero... Los sindicatos no son enemigos, de acuerdo, pero tienen otros intereses, y no siempre coinciden con los nuestros. Me siento utilizada. Escucharé a mis compañeros en la asamblea de centro y en la de zona, y acataré lo que se decida.

Juliiiii dijo...

Juan Antonio: muchas gracias.
Fernando: gracias a ti, por habernos tenido informados todo este tiempo y por haber sido una de las voces más cabales y coherentes. Todos necesitamos los ánimos porque la batalla será larga.
Rosario: es normal sentir la confusión y el desánimo (me pasó en la penúltima convocatoria). Pero hay que recordar que sin los sindicatos no vamos a ninguna parte, aunque lo principal sigue siendo que nosotros nos mantengamos unidos, y somos nosotros quienes más necesitamos un empujón.

Pedrete dijo...

Muy buen análisis, lo comparto casi todo. Obviamente la que quiere acabar con los sindicatos es Esperanza Aguirre, por tanto con ella en ese barco jamás podrán ir los trabajadores ¡antes que ir con ella en un barco prefiero ahogarme! Es cierto también que muchos sindicatos y muchos partidos políticos necesitan su particular renovación, su particular 15M si queremos decirlo así, pero ahora es importante todo el mundo: los sindicatos por supuesto, el descontento con los sindicatos también, el que solo hace un día de huelga también, el que solo se acerca a las manifestaciones también, el que se pone la camiseta, la chapa,... TOD@S LO SOMOS y como bien dices NUESTRO ENEMIGO NO SOMOS NINGUNO DE NOSOTROS.

eduideas dijo...

Solamente un apunte: creo que sí se está consiguiendo hacer cambiar algo a la opinión pública, los artículos explicativos corren y por una vez no todos los medios son hostiles, es una línea en la que hay que seguir profundizando. Temas como Nadia, afines y demás pruebas palpables ayudan

Nacho Calvo dijo...

¿Quién es nuestro enémigo? pues yo lo tenía bastante claro, hasta que a las 2 semanas de iniciado el movimiento los sindicatos no dieron el primer susto. ¿que pasa en los otros centros de Madrid? porque en mi centro ( y luego me enteré que en muchos más) se voto por los 3 días incialmente. Bien, me dije, posible confusión, hay mucha información, hay cosas que no sé, etc etc..
Seguimos y zas, segunda hostia de los sindicatos... nos hacen encuestas y luego se pasan esas encuestas por el forro, que si no son representativas, que si hay que ir más despacio, etc etc...Uno puede creer que ellos son los que saben de estas cosas pero la experiencia me dice que los sindicatos españoles no son precisamente potentes o fuertes (ver hemeroteca). Aparte me da por pensar.... ¿habrá intereses personales por ahí metidos (luchas de poder entre sindicatos) o habrá otro tipo de intereses que no sepamos... en fin que si se quién es el enemigo, pero sinceramente no me lo esperaba.

amelche dijo...

Muy bien explicado. Ánimo y un abrazo.

Marian dijo...

Hola Julián, estoy de acuerdo contigo a medias, si es cierto que no se puede seguir a aquellas personas que se van a comer el mundo porque gritan más que los demás o les gusta oirse en todas las asambleas, pero los sindicatos deberían dar una explicación real del motivo de esa huelga descafeínada. Cuando hemos sido compis y nos convocaban a un "tradicional" día de huelga en Mayo, poco les importaba que la fuese a seguir un 20%, no preguntaban, convocaban y...
Tú sabes que yo soy interina y que "todavía" no puedo hacer la huelga pero ahora que todos vosotros os habéis organizado, que habéis sido pesados en las asambleas, que habéis convencido a los indecisos, que habéis votado por enésima vez 2-0-2-0, por arte de magia no se convoca lo que dicen los claustros, y tienes que volver a tu insti para volver a convocar a tus compis a asamblea para decirles que no sabes para que sirven las encuestas, y se te queda una cara de gili***** y tú y yo sabemos que los que no van a hacer huelga no van a hacer ni un día esporádico ni nada... En resumen el tema es complejo. Un besote

Carlotabloom dijo...

Comparto tu sentir, Julián: estamos perdiendo el norte. Que casi 4000 nos hayamos manifestado a favor de la huelga es muy significativo y entiéndase como se quiera; que 1752 hayamos votado la huelga 2-0-2-0 también. Si la huelga de CGT y CNT fracasa, ¿a quién o a qué le vamos a echar la culpa? ¿A que no nos hemos enterado? ¿A que los otros sindicatos presionan?¿A que esos que no son los casi 4000 que han expresado su deseo de hacer huelga, que son alrededor de 16.000,no la hacen porque no quieren, o se han cansado, o simplemente no les da la gana? A mí se me queda cara de tonta cuando veo que gente que hacía huelga ahora dice que no porque los sindicatos no nos representan.
¿Dónde está la unidad a la que se apelaba en las asambleas de este verano? ¿No llevamos mucho invertido en esfuerzo, dinero descontado y energías para justo ahora mandarlo todo a paseo? ¿Es eficaz y sensato convocar huelgas que se ve de lejos van a secundar una minoría? ¡No perdamos la perspectiva! ¡No nos dispersemos, que eso nos quema mucho! Gracias por el esfuerzo de sintetizar.

Juliiiii dijo...

Pedrete: gracias por tus palabras. Está claro que los sindicatos tendrán que revisar su modus operandi porque el rechazo es generalizado, pero eso no es algo que correspondería ahora, sino cuando hayamos conseguido que la Consejería haya retirado las instrucciones.
eduideas: sí, yo creo que también hemos mellado en la opinión pública, al menos en aquellos más cercanos a nosotros, y eso es otro éxito del que deberíamos sentirnos orgullosos.
Nacho: si yo fui el 1º en cabrearme con las fechas de octubre, pero el proceso es bastante complejo y, creo yo, abierto a posibles cambios. Eso sí, creo que, como dice Carlota, hay mucha gente demasiado optimista y que no ha visto cómo ha decaído el ímpetu del personal. Ponernos a mal pensar de los sindicatos, por otra parte, nos puede llevar a hacerles el juego a Esperanza y compañía, sinceramente.
amelche: muchas gracias y otro abrazo para ti. Saber que en otras comunidades estáis pendientes y apoyándonos es un acicate.
Marian: yo no defiendo a los sindicatos y espero que aclaren su postura (para mí, el principal error no es lo de los dos días sueltos, sino el de no plantar una la semana antes del 20-N). Lo malo es que el 2-0-2-0 ya no estaba siendo votado, Marian. Ese es el problema. La gente se ha ido descolgando, descorazonadora e inexplicablemente y los indecisos cada vez están más cerca del abandono, por desgracia. Por eso creo que lo principal es no dejar la lucha.
Carlota: completamente de acuerdo. Expones perfectamente el problema.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en quién es nuestro enemigo...pero tú mismo vas y acabas poniendo un párrafo en que "nuestro enemigo" es "soy pública" y los que convocan un acto en el Maria de Austria y dices algo inexacto "solo los sindiatos pueden convocar hulegas" ...no es cierto hay huelgas que se han hecho y ganado sin las organizaciones sindicales , hay formulas legales para ello y tú lo sabes. Yo no creo que la gente de los sindicatos mayoritarios tenga cuernos y rabo y quiera "frenar la huelga" como dicen algunos, pero tampoco me parece razonble proponer un seguidismo ciego y descalificar de esa manera cualquier propuesta alternativa

Chema dijo...

Lo primero de todo, pido disculpas por la extensión del siguiente comentario, . A continuación diré que, si he entendido bien esta última entrada y sus correspondientes comentarios, creo que si hay algo claro para todos los participantes es contra quién y contra qué estamos. A partir de ahí habrá posturas que defienda una cosa u otra, por ejemplo, a mí no me parece mal lo de que sean los sindicatos quienes convoquen los días de huelga...siempre y cuando esos días se hayan decidido tras un sondeo lo más generalizado posible entre los docentes. Ignoro si se pueden convocar huelgas sin contar con ellos, pero para qué hacerlo; ¿no son más útiles a nuestro lado y no hemos sido más visibles junto a ellos? Si empezamos a desunirnos nosotros mismos, ¿qué trabajo le va a quedar al personal de la Consejería de Educación?
No me sorprende, por otra parte, los recelos hacia los sindicatos, porque todos somos conscientes de que se han equivocado de forma notable en el pasado; de hecho aún recuerdo la intervención de una de sus representantes en la primera asamblea de julio poco menos que diciendo que los interinos no pintábamos nada en este conflicto. Pero lo importante es que aquí estamos todos nosotros, incluyendo a los compañeros de infantil y primaria –que a veces da la impresión de que los olvidamos - para marcar la pauta y que sean los sindicatos, nunca mejor dicho y tal vez ya iba siendo hora, representativos de la mayoría de los profesores.
Por otra parte, no quiero pasar por alto un par de cosas: primera, no perdamos de vista lo que ya se ha logrado, porque os sorprendería el asombro de nuestros compañeros en otras comunidades autónomas, desde donde me dicen muchos amigos (a los que voy informando puntualmente desde mi blog) que envidian la capacidad de movilización y el haber conseguido el apoyo de alumnos y familias; no sé si alguien hace tres meses se iba a imaginar que pudiera haber una manifestación en pro de la educación pública de más de sesenta mil personas. Y segunda,eso desde fuera, pero es que lo mismo puede decirse desde la propia CAM, puesto que esta semana han empezado las clases de las EOI y en la clase que me corresponde estuvimos debatiendo sobre estos temas. Sólo una persona aludió a las dos horas y otra más habló del supuesto ahorro de los ochenta millones; es decir, si de veinticinco personas sólo dos comentaban ese punto de vista, que por lo demás tampoco ellos compartían, a mí me parece una prueba de que lo que se ha logrado hasta el momento es más que considerable.
Y otro elemento no menos importante: ¿alguien recuerda que un grupo social, del tipo que sea, se haya mostrado tan creativo como éste alguna vez: manifestaciones, sesiones de cine, encierros nocturnos, marcha verde, meriendas solidarias, asambleas de profesores, sí, pero también, padres y madres, etc.? Y luego está el haber sabido elevar a la categoría de símbolo a las camisetas verdes, lo que ni es fácil ni se ha dado tal vez toda la importancia que tiene, lo me parece muy importante desde el momento que se juegan muchas cosas en este conflicto también en el plano simbólico.
A mí, la verdad, no digo que no me entre alguna vez el desánimo o el cansancio, como a todos vosotros, pero si somos capaces de continuar con la fuerza, el apoyo mutuo de toda la comunidad educativa, y la confianza en esta causa que cada vez más gente ve como suya, creo que hay razones más que fundadas para el optimismo, por más que sea consciente de que se trata de una lucha desigual y que sólo puede afrontarse como un conflicto a largo plazo.
Y, por último, gracias a cuantos informáis y gestionáis tanta información, no siempre fácil de obtener algunas veces, y que nos habéis dado estímulos y ánimos cuando tanta falta nos hacía, especialmente a Bob Harris, Fernando López y Julián.

Juliiiii dijo...

Anónimo: me has hecho dudar, pero he revisado lo que he escrito y creo que has leído mal ese párrafo. En ningún momento digo que el enemigo sea "Soy Pública" ni los que convocaron el acto en en el María de Austria, ni mucho menos. Digo que ellos (a quienes sigo y a quienes agradezco que se mantengan tan activos) a veces enfocan mal la cuestión cargando contra los sindicatos (ojalá que toda esa visceralidad hacia ellos se descargase hacia la Consejería). No me parecen mal otras propuestas, y menos las imaginativas, como Chema se ha encargado de recordar en su comentario, pero ojo con esas propuestas en las que el extremismo sólo es representativo para unos pocos. Me remito de nuevo a Chema para decir que comparto su opinión sobre los sindicatos. Debemos exigirles y asociaciones como las que han surgido en la asamblea del María de Austria son un buen medio para recordarles que los profesores no estamos a su servicio, sino al revés. Pero de ahí a que esa asociación nos represente, dista un abismo



Y nuestro enemigo no son los sindicatos, como nos quieren hacer creer colectivos como Soy Pública, a quienes les interesa promocionar sindicatos alternativos y marginales (muy poco representativos) como CGT, o grupos que convocan asambleas en días festivos al margen de sindicatos para decidir no sé qué, porque la legalidad marca que sólo los sindicatos pueden convocar huelgas. Nuestro enemigo no son los compañeros insolidarios que te empujan a mandarlo todo a la mierda porque no entiendes su conformismo, su comodidad y su falta de miras.

Chema: completamente de acuerdo. De hecho, todo lo que hemos logrado, que es mucho, debería servirnos de aliciente y de impulso para lo que nos queda. Mencionas tu blog, pero no vinculas ningún enlace, seguro que será superinteresante, deberías salir del anonimato, jeje. Y muchas gracias.

chema dijo...

Julián, no me importa en realidad dar mi blog, porque tal vez a alguien le sirva de algo,por aquello de la información, aunque te aseguro que soy yo quien se nutre de todos los muchísimos enlaces que ponéis a nuestra disposición. En realidad, yo lo veo más como una reflexión en voz baja que me sirve para pensar en todo el problema educativo que nos han montado desde la calle Alcalá. Que a alguien le pueda servir como lo hacen vuestros blogs a mí, pues estupendo. La dirección, y con esto ya termino, es la siguiente: www.alsocayo.blogspot.com

Juanchu dijo...

Muchas gracias por tan clarificador post. Estoy deacuerdo prácticamente con toda tu argumentación. Creo que deberíamos exigir, por un lado a los sindicatos que respeten las votaciones y decisiones que se toman en las asambleas de los centros y de zona y que si sus convocatorias no coinciden con estas, expliquen con claridad a qué se debe. Pero por otro lado creo que se debe respetar también la dinámica asamblearia y de representación establecida, por muy en desacuerdo que se esté con las convocatorias de los sindicatos nadie debe asumirse la legitimidad de erigirse en representación de un colectivo, por obra y gracia de sus convocatorias en la red.Hay que seguir trabajando en los centros y en las zonas con toda la energía que se pueda y todos juntos.

Anónimo dijo...

El enemigo está claro, pero: ¿Quiénes son los amigos? Está claro que los sindicatos tienen otros intereses, como comentaba una compañera, y esto seguirá pasando mientras reciban subvenciones del Estado. Porque eso es lo que están esperando los Sindicatos, las subvenciones para impartir formación con las que ganan, mucho, muchísimo dinero. Si los grandes sindicatos montaran unas movilizaciones más fuertes, que podrían porque tienen capacidad para ello, el próximo gobierno les dejarían sin su parte del pastel, por eso los sindicatos no siguen el clamor popular.

Por otro lado debemos tener clara una cosa, esta guerra es larga por lo que hay que hacerla sostenible en el tiempo.

Desde mi humilde punto de vista la solución al conficto pasa por formar un nuevo sindicato independiente formado por profesores que no hayan tenido nunca una vinculación sindical, para que cuando nos dejen sentarnos a negociar se consiga lo que se pretende y no la simple retirada de instrucciones, que no ayuda en nada a mejorar la calidad de enseñanza en Primaria.

Saludos y Fuerza.

amelche dijo...

Me acaba de llegar este e-mail:

"Han salido unas ayudas para un curso de nuevas tecnologías aplicadas a la Educación organizado por la Comunidad de Madrid, y resulta que a todos los profesores de colegios concertados y privados que se apunten les regalan un ordenador portátil además de subvencionarles el 100% del curso. A los profesores de la pública les dan la oportunidad de entrar en el sorteo de un ordenador portátil, y deben pagar 660 euros de matrícula.


Dadle la máxima difusión posible. Debemos dejar claro que no es que no haya dinero para la educación, sino que no lo quieren gastar en la pública.

La convocatoria del curso ha salido a finales de septiembre y está en "Novedades" en la web de cualquier DAT.

se puede consultar en el siguiente enlace
http://www.fundacionaulasmart.org/boletin/2011/boletin_preinscripcion_viii.html

o aqui

http://www.madrid.org/dat_capital/tematico/t_formacion.htm "

¿Sabes algo del tema? Porque, si es verdad, es muy fuerte.