martes, diciembre 23, 2008

107. Últimos días

No sé por qué en nuestro instituto las evaluaciones, con eso de que vayan las evaluaciones con el mismo número de días, se hacen tan pronto si al final las notas se dan al final como en todos los lados. Estos últimos días se han hecho larguísimos. Si no fuera por algunas compensaciones (que no descompensaciones, eso el anterior post, jeje), creo que no habría podido llegar (y casi no llego, de hecho, por una reacción alérgica al ibuprofeno...):


Como por ejemplo, la Comida de departamento que queremos institucionalizar para todas las evaluaciones. Un restaurante gallego, unos chupetes, varias fotos, muchas risas. Más o menos esos fueron los ingredientes. Si juntamos los chupetes y las fotos en un mismo momento y encima pasa alguien por ahí, el resultado es una cara de perplejidad tremenda de ese viandante que si se entera de que esos seres que posan con chupetes son profesores nos denuncia en ese mismo momento.

Nuestro compañero J. nos enseñó un nuevo término que sin duda emplearemos: la ESOSIZACIÓN, una mezcla entre exorcizar y ESO que es muy apropiada para referirte a alguno de los alumnos que más dolores de cabeza crean. Y no me estoy refiriendo a mis alumnos, que aunque no se han esmerado mucho con sus cartas a los Reyes Magos (cada uno un tipo, personales, literarias, comerciales...) para practicar el texto expositivo.


Pero no sólo nosotros tuvimos nuestro rato de diversión. Mis tutorandos montaron una fiesta el último día de clase. Compraron kilos de alimentos (sobró mucho e incluso fueron repartiendo por alguna clase), trajeron discos, me hicieron irme a por coca cola al quinto pino porque a las nueve y pico no había nada abierto y luego estuvieron pululando de aquí allá hasta que les dieron las notas.


Dichas notas, por cierto, vinieron acompañadas del primer número de la revista del instituto, que ha gustado mucho (salvo un desapresensivo que la tiró a la basura) y me ha proporcionado un considerable éxito por mi artículo de los inicios (lo puse aquí hace no mucho).


Y bueno, por fin a descansar. Aunque tengo un par de temillas que comentar, así que no os dejaré del todo en paz estos días.

¡Felices Fiestas!

3 comentarios:

Cristinaa dijo...

Les dejáis hacer una fiestecilla el último día?? A nosotros no nos dejan traer comida, aunque todos los años reparten bizcocho y chocolate en último día, y al siguiente nos dan las notas ^^
Un saludo y feliz navidad!

Anónimo dijo...

¡Igualmente, Julián! Me alegro de que te lo pasaras bien en la comida ;) Lo de la fiestecilla en clase el último día no lo he vivido, y mucho menos lo de la comida. Pero es verdad que un rato relajado (con los profes y compañeros) se agradece mucho.
¡Feliz Navidad!
Un abrazo, Inma.
PD: Muy gracioso lo de Esosización!

Amoradicta dijo...

jooo que suerte de fiestaaa, yo nunca pude, con lo que presta relaccionarse con los profes como si fueran otros "seres-humanos" :P jejej!
Que tengas unas muyyy felices fiestasss llenas de AMOR
Jjeje, un besoo!