jueves, marzo 25, 2010

196. De vuelta y vacaciones


El martes a eso de la una de la madrugada por fin se puso punto final al viaje de estudios, que ha salido estupendamente, climatología incluida. Apenas cuatro horas después estaba sonando mi despertador porque tenía clase a primera hora y no había existido ningún detalle por parte del director para quedarnos en casita a descansar después de varios días sin pegar ojo (bueno, exagero, la verdad es que he dormido bastante más de lo que se presupone en un viaje, aunque no tanto como mi compañera N., madre de tres hijos pequeños, para la cual dicho viaje ha sido como una cura de sueño, no escuchaba nada de lo que ocurría y se levantaba como una rosa), sobre todo teniendo en cuenta que encima nos chuparíamos las evaluaciones...


Los más de 50 chicos se han portado estupendamente, han sido puntuales, respetuosos, muy cercanos y cariñosos, han tenido algunos de ellos inquietudes culturales, y, sobre todo, han disfrutado un montón. Los muy capullos, eso sí, resucitaban cuando se ponía el sol: de día, durante las caminatas escuchabas aquello de "Estoy muerto" y se quejaban de los pateos, pero era oscurecer y recargarse sus pilas. Algunos me reconocían haber dormido en los seis días no más de ocho horas, y eso contando los viajes de autocar.


No todo ha sido perfecto, eso sí, como la bronca en Florencia porque se habían desmandado una noche; tuvimos que conocer el sistema hospitalario italiano (la primera visita es gratuita, pero luego te clavan; y los médicos, claro, te inducen a esa segunda visita que tú presupones de seguimiento cuando es un asunto meramente económico) (no fue nada grave) y algún cotilleo que otro que me confiaron; por no hablar que casi me dejo el billete de vuelta en los servicios de Fiumicino...

Pese al cansancio, lo bueno es que hoy hemos entregado las notas y toca descansar.

7 comentarios:

Silvia González Goñi dijo...

¡Ay, qué envidia y qué recuerdos! Estuve en Italia con mis alumnos el curso pasado, y disfruté como una enana, casi tanto como ellos.

Acerca del sistema hospitalario, ¿no hicisteis la tarjeta sanitaria europea? Con ella tienes gratuidad sanitaria en toda Europa durante un año entero.

Disfruta mucho de las vacaciones, ¡un saludo!

Cristinaa dijo...

¿La tercera foto es Florencia? (después de 8 horas de retraso del barco no pudimos ir...).
No te imaginas la envidia que me das ahora, y la de cosas que se me vienen a la cabeza. Un viaje de estudios a Italia creo q no se debe perder, tiene su magia...

En cuanto a lo de dormir, yo eché cuentas y entre los 4 primeros días dormí 6 horas, y estaba como una rosa. No me lo podía creer, pero con los retrasos que tuvimos solíamos llegar a los hoteles a las 6 de la mañana, me duchaba y a las 8 era el desayuno. En los autobuses no soy capaz de dormir, y el resto del día era andando; así que imagínate. Pero dentro de lo que cabe nos portamos bien, creo que más o menos como tus alumnos. Alguna noche de revolución, pero por lo general bien jaja
Mientras no haya vuelto nadie de más, no hay problema :P
Os recomiendo que hagáis algún montaje en vídeo con fotos del viaje, después de un tiempo da mucha alegría (y pena) verlo.

Pues nada, que ahora puedes descansar todo lo que te has cansado en el viaje. A disfrutar estas dos semanicas y ya un último empujón.
¡Un beso!

Esther dijo...

¡Qué animosos! No me he atrevido nunca con un viaje de estudios. Me alegro de que saliera todo bien. Ahora, toca recuperar energías. Disfruta de estos días.

Lu dijo...

Creo que igual que se publica cada año la "Antología del disparate", se podrían difundir las anécdotas de los profes de viaje de estudios. Las hay de tremendas.

En fin, me alegro de que lo hayáis pasado de maravilla.

Yolanda dijo...

Juliiii, me alegro de que todo haya salido bien. Un viaje con chavales es una situación de alto riesgo. Yo he hecho muchos, pero lo más lejos que hemos llegado ha sido a Canarias. Como son enanos de once o doce años les van las actividades deportivas y lúdicas, hay que machacarles y cansarles con juegos, marchas, bicicleta, tirolinas, playa... Este año toca Benicássim, a ver qué tal sale. Para los profes es agotador, apenas duermes y siempre hay conflictos o visitas al médico, pero también hay buenos ratos y anécdotas. Nos vamos la última semana de mayo, esperemos que haga buen tiempo.
Felices merecidas vacaciones. Un beso.

amelche dijo...

Me alegro de que lo hayáis pasado bien y hayáis sobrevivido al viaje. :-)

Anónimo dijo...

visitad el blog
maestrointerinojodido.blogspot.es

es muy radical, pero me identifico con lo que pone

saludos