lunes, noviembre 14, 2011

221. Un caso real y concreto de la pública

Teresa es guineana. Vino a España a finales de septiembre y, aunque empezó en 3º de la ESO por edad, se consiguió bajarla a 1º de la ESO, aunque su nivel curricular podría equivaler a 2º grado de Primaria.

Estuvo en mi clase menos de una semana y la pobre no se enteraba de nada y parecía asustada por todo. Normal. Este grupo, pese a que no es malo, es un poco caótico y es difícil mantener si no el silencio, sí al menos un poco de orden. Apenas pude prestarle atención y eso que es un grupo pequeño al ser la referencia del grupo de diversificación. Ahora me pesa, veréis por qué:

Hablo de Teresa pero resulta que Teresa no se llama así y tampoco su edad es la que figura en sus papeles. Están falsificados para que pudiera entrar a España. Sus padres están en Guinea y vivía con la prima de su madre (al menos al principio) y quince personas más en un pequeño piso sin calefacción, cuidando de la hija de cuatro años de esta prima, que por lo visto volvió a Guinea dejando a la niña al cuidado de otra niña.

En una tutoría (de esas que la Comunidad de Madrid podría permitirse suprimir) se habló de los malos tratos y aunque en ese momento no demostró ninguna reacción (parece como bloqueada, como ausente, su rostro es una especie de máscara), al día siguiente, en clase de compensatoria (con la media profesora de compensatoria que comparte centro gracias a los recortes), rompió a llorar. Preguntándole, mi compañera se enteró de que la niña recibía insultos, vejaciones y golpes. Y eso era sólo la punta del iceberg. La cosa era tan seria que se derivó a la orientadora. Las dos, junto con el director, estuvieron el viernes en comisaría desde las dos y media hasta las ocho de la tarde para trasladar la denuncia (y eso que probablemente habrían superado esas 20 horas semanales que trabajan según nuestra Presidenta o nuestra futura alcaldesa).

Ahora Teresa, o como quiera que se llame, puede esbozar por primera vez desde que llegó a España alguna sonrisa porque, imagino que gracias a los Servicios Sociales (otro servicio público donde los recortes se han dejado notar, pero esa es otra historia), está en una residencia, no pasa frío, no tiene que encargarse de ningún niño pequeño a cambio de amenazas y humillaciones, no tiene por qué levantarse a las seis de la mañana ni acostarse a las doce de la noche (para hacer los deberes a partir de las once), no volverá a pasar hambre y podrá incluso permitirse tener ropa interior, así como ropa de abrigo.

Me decía nuestro director que lo que le preocupa (aparte de conseguirle los libros de texto, aunque sea a costa del exiguo presupuesto del centro) es cuántas Teresas podemos tener en nuestras aulas sin que nos enteremos, cuántos casos que exigen nuestra implicación y nuestra cada vez mayor falta de recursos se estarán produciendo. Es un pensamiento que no se tienen ni que plantear los centros concertados. Esos niños no pisan sus centros, a pesar de que también los pagamos.

Expongo este caso concreto porque me parece la mejor manera de defender a la Pública. Y quiero que sea concreto porque estoy harto de las generalidades con las que unos van a ganar las elecciones, diciendo que "la creación de empleo es la más importante de las políticas sociales", señalando vacuamente que la inmigración es uno de los grandes retos del siglo XXI, instándonos a sumarnos por el cambio, recordándonos que la sanidad es una de sus prioridades (no como la educación, que ni aparece en el apartado de las ideas de su página web), a pesar de que no se molestan ni en especificar cómo van a conseguirlo. 

Todos deberían saber el calado de una política que recorta en este tipo de cuestiones y que ponen en peligro a todas las Teresas que siguen sin encontrar ayuda antes de entregar su voto sin pensarlo bien. Porque las generalidades encubren futuras acciones que atentan contra Teresa. ¿O es que de verdad creen todavía que el jueves 17 vamos a nuestra octava jornada de huelga por dos horas de más, o que el conflicto educativo está solucionado porque seguimos dando clase?

8 comentarios:

eduideas dijo...

Los ejemplos ayudan mucho, seguid con las huelgas que hagan falta... pero con más medidas porque la repetición pierde su efecto por desgracia.

Anónimo dijo...

¿Y cuantos trastornos de atención, déficit, problemas de sociabilización, anorexias, etc, etc, no hemos detectado todos y logrado resolver gracias a los recursos que ya no existen?

Anónimo dijo...

El el cole de mi hija ya no hay aula de enlace. La orientadora comparte cuatro centros y los alumnos con dificultades están en las aulas normales: menos atención para ellos y menos atención para mi hija.

Carlota Bloom dijo...

Supongo que no es precisamente en los padres de Teresa en los que piensan esos que dicen defender la libertad de elección de los padres...Resulta dificil encajar estas actuaciones que refieres en ese perfil de meros instructores que nos asigna Espe. Un abrazo, ¡ánimo para mañana!

amelche dijo...

Se me ponen los pelos de punta al pensar lo que se nos viene encima.

Juliiiii dijo...

eduideas: a ver qué otras medidas se pueden proponer, porque resulta muy difícil darse de bruces contra los muros que impiden negociaciones.

Anónimos: son tantos y sangrantes los casos reales y concretos de lo que suponen los recortes contra la pública que no está demás que los vayamos pormenorizando.

Carlota: lo peor de la libertad de elección de los padres es que habrá quien se crea eso, o no lea que la libertad está en elegir el cole privado o concertado que se quiera.

amelche: da miedo el panorama que se presenta, sí...

Joselu dijo...

No cabe duda de que la dimensión social de un profesor es cada vez mayor, incluso prioritaria respecto a su labor como docente de una materia. El caso de Teresa es significativo. No conozco casos tan sangrantes en mi centro pero sí que hay muchos que requieren de una atención por los servicios sociales. Rajoy ha dicho que va a recortar en todo menos en pensiones. Creo que ciertamente esto va a estar bastante jodido. Y me temo que esto solo es el comienzo. En Madrid al menos estáis luchando. La división en comunidades autónomas escinde la lucha que debería ser general. En Cataluña no ha sido tan tajante el recorte en educación como en Madrid, pero no hay dinero ni recursos para casi nada.

Juliiiii dijo...

Joselu: todo requiere su tiempo, yo creo que (por desgracia) vamos a tender a unos recortes generalizados en toda España y será el momento para que nos unamos y reclamamos lo que es justo.