viernes, octubre 17, 2008

98. De cero


No, no estoy suspendiendo a nadie (de momento), simplemente me estoy refiriendo a las encantadoras evaluación cero que supuestamente guían u orientan el inicio de los cursos, pero que en la práctica acaban resultando ser una pérdida de tiempo. Así, martes y miércoles fuera de casa de siete y cuarto de la mañana hasta las ocho y media de la tarde, para..., ¿para qué? Eso me pregunto yo...

En teoría se diagnostican los casos problemáticos o que requieren de alguna atención, pero a la hora de la verdad los compañeros se suelen ir por las ramas en conversaciones paralelas a la evaluación y los casos que te gustaría contrastrar con otros compañeros a veces ni se sacan a colación a no ser que los refieras tú en última instancia, descubriéndose con sorpresa que ese alumno del que no se iba a comentar nada está con un informe de primaria en el que figura como hiperactivo y con no sé cuántas historias más.

En una evaluación, la orientadora me comentó que le estaba pareciendo "de tripis" por las situaciones esperpénticas y surrealistas que se producían. Ejemplo: hablamos de que a un niño se le valore para entrar en compensatoria en lengua; entonces el de mates salta y dice que no se lo saquen. "No, no, si es para lengua", le aclara mi compi de lengua. "No, no, que no me lo saquen", insiste el hombre, erre que erre. Y hubo que repetir la escena un par de veces más...

Por mi parte, me estrenaba como tutor en una junta de evaluación tras un año pasando más inadvertido y creo que superé con nota el trance, puesto que conseguí terminar mi evaluación en diez minutos, cosa que me agradecieron los compañeros porque la mía era la última sesión de la jornada. Es lo que tiene ir al grano.

Y a todo esto, en la mañana, una alumna de primero, la que más quebraderos de cabeza me está dando por su falta de educación, de respeto y de comportamiento, siempre contestaria, amenazando con denunciarte, replicando a todo lo que digas, hablando con compañeros, soltando groserías, desobedeciéndote sistemáticamente, coge y amenaza con tirarse por la ventana. Y va la tía, se acerca a la ventana, pega un salto y queda con medio cuerpo fuera. Con toda la serenidad del mundo, la mandé para jefatura, sin dar importancia alguna a su salida de tono, a pesar del susto. Algo similar a cuando le brotan sus lágrimas de caimán. Ni la miro ni, por supuesto, la consuelo.

7 comentarios:

Antonio dijo...

Es un mundo de locos. Si tienes alumnos diagnosticados y con síndromes severos para los que pides atención especial, te dicen que no hay que patologizar la educacción. Si en clase no aprenden nada porque tienen esos síndormes diversos, te dicen que tendrías que esforzarte más por darles atención individualizada. ¿En qué quedamos: son especiales o son como todos? Y lo que es más importante: ¿de qué nos sirven los gabinetes psicopedagógicos si cuando los necesitamos escurren el bulto?
No sé, no sé...

Antonio dijo...

Perdón: "educación" y síndromes" (que todo se pega).

istharb dijo...

Supongo que ese es el tema, si van cargados de informes y nadie los mira, como si juan y manuela que dicen por aqui.

En cuanto a la niña, yo le digo que no amenace lo que no vaya a cumplir, por si la hago cumplirlo.

Un beso guapote

LauraConChocolate dijo...

Lo que yo te diga, las evaluaciones las tendrían que hacer los alumnos... ¡sobre vosotros!

¿Te los imaginas ahí dandoos un buen repaso? "Pues la de naturales habla en élfico. Y el profe de Lengua es más monooo". Ah, no, calla, que eso ya lo hacen, jaja.

No, pero molaría que pusieran notas y observaciones y os la tuvieran que firmar en casa, jajaja. Porque viendo tus reuniones con los compañeros, los que están para evaluar son ellos :p

Respecto a la niña de la ventana... vale, voy a ser un poco cruel, pero dile que se tira desde esa distancia, no se matará, sin embargo tendrá que vivir toda su vida sin movilidad en medio cuerpo, o con una pierna amputada o la cara desfigurada. Díselo suavemente para que no vengan sus padres a tirarte a ti por la ventanita de morros, pero el mensaje es ése. Porque camisas de fuerza y mordazas, no, ¿verdad? ¡Cachís! Es que me estoy leyendo Los renglones torcidos de Dios y me han dado muchas ideas :p

MOLTS BESETS PER AL MILLOR PROFE DE TOTS :)

Anónimo dijo...

Lo mismo que pienso yo todos los años. Imagínate si además no tienes edificio, estás en barracones, no existe sala de profesores y faltan clases para refuerzos porque conselleria dice que los barracones son muy caros y que el nuevo instituto está al caer... (mentira). Yo al final no digo nada porque cuando en las evaluaciones cero digo algo normalmente es para anticipar que un alumno que parece bueno no es tan bueno, y entonces me caen todos encima y durante el curso algunos me van diciendo: Pues tenias razón...así que me callo. Además me molesta mucho que todo el mundo vaya siempre con prisas y en la siguiente evaluación a ese mismo lo ves hablando de chorradas. En fin.

Anónimo dijo...

Que te crees Laura que los alumnos no se reunen y les ponen a parir??? jajajaja. Pero menos tu... los demás si son para analizar!!!
Y la niña de la ventana... yo... la empujaba!!! Y si no se mata la empujas otro año si te toca, a ver si es una planta más arriba para ver si hay suerte...
En fin... hoy tengo el día violento! jajaja. Ya terminé el libro, quiero otroooooooooooooo

Cristinaa dijo...

Hola!
Al final me he hecho un blog yo también jaja, lo conseguí!
Soy Cristina, la de los mensajes y el super profe de lengua.
Bueno, no sabía que se dedicaban a eso en las reuniones de los exámenes iniciales los profesores... jajaja, si es que no puede ser!! Luego decís de nosotros... ^^
Y de la niña... jaja, bien hecho. Me recuerda a uno de mi clase que en un viaje llamó al profesor y le dijo que se iba a tirar por un barranco y puso medio cuerpo fuera. Y pilló el profesor y dijo: venga tírate ya y a ver si así me dejas en paz de una vez. El niño se quitó y ya no volvió a hacerlo jaja
Bueno que me voy a ver si termino los deberes que es tarde, aunque mañana hay huelga por lo de bolonia!!

Un saludo!