miércoles, enero 28, 2009

116. El hueco en el claustro


A pesar de que este es mi segundo año aquí y de haber compartido este tiempo con él, apenas habíamos coincidido. Su enfermedad le mantuvo de baja buena parte del curso pasado y casi nada más empezar este. Se hablaba de que esta vez parecía que la cosa pintaba peor. Y así ha sido. Por más que, como digo, apenas le he conocido, enterarte de que un compañero, alguien que ha compartido espacio y tiempo contigo, ya no volverá, te deja frío. Conocer los detalles de qué abandona (esposa e hija de menos de diez años) te horada la respiración.

No he sabido decírselo a mi tutoría, que empezaron con este profesor, aunque ya lo sabían ellos antes y son los que me han preguntado por él. Ellos también lo han sentido mucho y me han preguntado si pueden hacer algún tipo de homenaje.

Ese homenaje que debería consistir en algo más preparar un discurso en el claustro. No digo ya suspender clases, pero cinco minutos de silencio, aunque sea en el recreo, me parece lo mínimo.

Pero aquí las cosas son un poco especiales. Hoy mismo nuestro jefe de departamento le ha planteado que queríamos llevar a cabo actividades para Carnaval y para San Valentín (en concreto para esto último aparte del concurso, que apenas está teniendo participación, por cierto, un recital de poesía amorosa durante dos horas) y todo son pegas y problemas porque se crean demasiados trastornos. Así nos va...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento, Julián. Supongo que ese hueco nunca se llenará completamente, pero deseo que la política no se meta de por medio en una cosa tan seria y sincera como un homenaje.

Ánimo. Un abrazo, Inma.

Cristinaa dijo...

Jo, qué mal...
Tanto por parte de los alumnos como de los profesores, pero en especial su familia... qué duro tiene que ser!
Yo creo que lo de los 5 minutos al menos si estaría bien, cualquiera lo merecería...
Un beso

Lu dijo...

¡Cómo se deshumanizan las relaciones en el mundo laboral! ¡Qué triste lo que cuentas!

Anónimo dijo...

En este mundo se recoge lo que se siembra !Que mala cosecha se va a recoger no tardando mucho¡
Da pena.
Un besazo, yo.

M dijo...

Lo siento de veras.