domingo, febrero 01, 2009

117. Educación para la ciudadanía

Por fin, tras mucho marear la perdiz, el Tribunal Supremo falló en contra de las objeciones que existían contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. La noticia ampliada se puede leer aquí. Las consecuencias políticas me son indiferentes, aunque supongo que en un partido donde se espía y contraespía y no hay ninguna consecuencia en forma de dimisión o despido esta noticia les habrá resultado algo así como insustancial.

Lo que está claro es que resultaba un tanto incongruente que en determinadas comunidades autónomas como la de Madrid se pudieran acoger los padres a esta objeción amparados por una presidenta que iba en contra de la aplicación de una ley estatal.


Mientras, la ministra Cabrera se lamentaba del tiempo perdido, tiempo que se podría haber dedicado a debatir sobre otros aspectos de la educación (que no menciona en ningún momento, supongo que se refería a nuestros desastrosos resultados en el informe PISA, por ejemplo). Habla de mejorar el éxito de nuestros estudiantes (¿que apruebe al menos la mitad de los alumnos que inician la ESO se considerará un éxito?), de mejorar la Formación Profesional (¿cuál, la que apenas existey que no proporciona las suficientes salidas?) y del fomento de la lectura (será con las grandes ayudas para las bibliotecas escolares, por ejemplo). Palabrería, porque habla también de debatir entre todos para lograr una mejor educación. ¿Debatir quién? Porque supongo que los que estamos en clase no entramos dentro de ese debate. Por eso no sé por qué nos incluye en esa labor de dar un paso adelante si nosotros no contamos nada.

¿Es importante Educación para la ciudadanía? Relativamente. Está claro que lengua, matemáticas, inglés o informática resultan más necesarias. Esta asignatura que ha sido objeto de debate, como antes lo había sido la de religión (que esa sí que debería estar fuera del sistema público, dicho sea de paso), no hace sino desviar la atención de lo realmente importante.

Sobre lo de negarse a ella apelando a la objeción de conciencia, me ha encantado la ironía con la que trata el tema el blog DesEquiLIBROS en el post
Yo objeto a la ignorancia.

6 comentarios:

Cristinaa dijo...

Jajajaja, yo todavía no me puedo creer que se hayan centrado tantísimo en eso...
A ver, yo he dado Educación para la ciudadanía y es prácticamente Ética (que esa no han querido quitarla). Y depende totalmente de cómo lo encauce el profesor. A nosotros no nos hizo aprendernos de memoria el libro, sino que nos hizo pensar y reflexionar sobre nuestra sociedad, acudiendo a las leyes,a la filosofía, la historia e incluso, a las matemáticas... Entonces, ¿qué tiene de malo?
Que se quejen de profesores en concreto que critican lo que no les parezca bien aprovechándose de la asignatura lo veo bien, pero no nada lejos de eso...

Un saludo!

Cristinaa dijo...

Por cierto... pasa por mi blog, te he nominado a mi meme, por si quieres hacerlo =D Saludos!

Anónimo dijo...

Parece mentira que cuando la educación actual, está bajo mínimos, se forme todo este revuelo por una signatura que no debería ser fundamental,a no ser que sea una cortina de humo para que no se hable de lo que realmente es importante.
Es mi opinión.
Un besito, yo.

Anónimo dijo...

La verdad es que, como muchos, yo no entiendo el alboroto de todos los padres "objetores" a una asignatura tan... general, imparcial, simplemente explicando un poco lo que ocurre en nuestra sociedad, y en otras. Y si lo que ocurre no es del agrado de algunos, digamos que el problema es suyo y no de los niños abiertos al entendimiento básico general de la vida (el tema de la homosexualidad es sólo un ejemplo...)

Qué bien informado estás siempre, Julián. Cómo se nota el interés :)

Por cierto, ¡hoy he empezado el CAP! Afluencia masiva de personas sin trabajo pero también sin motivación alguna por la enseñanza, queriendo hacerlo por si acaso sirve de algo antes de que implanten el nuevo máster... En fin, un desastre, en mi opinión.

Faithfully, Inma

Amoradicta dijo...

Pues vaya tonterías habiendo tantas cosas en el mundo de qué preocuparse :(

amelche dijo...

No me hagas hablar, no me hagas hablar... que si yo te contara cómo la dábamos en inglés con un profesor de inglés y otro de historia o filosofía al mismo tiempo, es pa mear y no echar gota.

También han dicho los tribunales que los de inglés no debemos estar en esa clase.