domingo, noviembre 08, 2009

170. Resolviendo y planteando dudas

La duda que resuelvo es cómo terminó el asunto de la lectura "perniciosa". De forma individual, mi compañera, que ya le había cambiado la lectura -"El cuarto de las ratas", de Gómez Cerdá- antes de la nota paterna, le comentó al alumno que ese cambio era excepcional y que no volvería a repetirse. Me parece una medida acertada. Un poco de flexibilidad puntual a cambio de que estos alumnos y padres que plantean problemas vean que las lecturas propuestas por el Departamento han de cumplirse. Que no comulgan con sus creencias o ideologías o culturas: no se lee si se llega a tal resolución, pero sabiendo que el tanto por ciento que corresponde a dicha lectura se pierde.

Lo malo es que, supongo, a la hora de seleccionar lecturas, seremos cuidadosos con lo que se escoge. Que si no haya diablos, que si no haya violencia, que si no haya drogas, que si no haya palabrotas, que si no haya conflictos, que si no haya narración ni literatura. Y así todos contentos.

En fin, dejaré de hiperbolizar, ya hablaremos de las próximas lecturas.

Y ahora planteo mi duda. No por esta cuestión, sino por mi curso, un tanto flojillo, donde las chicas (minoría) se aplican más que los chicos (mayoría). A la espera del examen la próxima semana de la primera lectura, "El clavo" ("y otras narraciones", Castalia Prima), de Pedro Antonio de Alarcón, y ya que entre que ha habido problemas con la distribución (acabo de enviarles un correo con los enlaces para que puedan leerlo on-line) y que mucho hábito de lectura no tienen, aún no he decidido qué segunda lectura mandarles.

Estoy entre "Noche de alacranes" (que me estoy leyendo), de Gómez Cerdá; "La bruja de abril", de Bradbury (del cual tengo referencias por parte de Antonio), "El maleficio de la espina", de Blanca Álvarez; y "Lo único que queda es el amor", de Fernández Paz. Quiero leer la de Bradbury (que me parece más para ellos) y Paz (para ellas), pero no sé si me dará tiempo y si debo de tirar por el camino de en medio (las otras dos obras). ¿Alguna sugerencia, que no tiene por qué ser estos libros?

8 comentarios:

YOFFY dijo...

Gracias por contar el final. A mí también me ha pasado que algún título ha triunfado con las niñas (La muñeca viajera)pero con los niños nada. Ahora les gusta uno que se llama A tres metros sobre el cielo y Nunca seré tu héroe. Ya son conocidos y pasa de boca a boca. Hay que aprovecharlo todo para que los más reticentes cogan un libro.

YOFFY dijo...

perdón se me fue el dedo "cojan",llevo el fin de semana sin gafas.

Cristinaa dijo...

Más le vale leerse ahora el libro bien leído jaja
Pues, ninguno de los libros que has mencinado los he leído, por lo que no puedo opinar sobre ellos
No sé qué otro libro le puedes mandar, aunque como ya dije "Aranmanoth" de Ana Mª Matute está bastante bien, es rápido y corto... pero quizás sea más para las niñas que para los niños (parte amorosa, y un trasfondo que da para reflexionar)

Un besoo

Antonio dijo...

Bien, cambiamos de lectura y así conseguimos que los niños, en lugar de experimentar una visita del diablo en un cementerio abandonado, secuestren a una persona porque tienen apuros económicos (ése es el argumento de El cuarto de las ratas); preferiría que los padres entendiesen que la ficción es sólo eso, ficción.
Un saludo.

Antonio dijo...

Ante tus dudas, el de Bradbury me gusta mucho y tiene distintos niveles de lectura; el de Fernández Paz es mucho más intimista y quizá no lo aprecien si no son buenos lectores. El otro no lo conozco.

LauraConChocolate dijo...

¡Cuánto tiempo sin aparecer por aquí! Aunque sigo leyendo todos y cada uno de tus posts, of course.

Me parece increíble que la censura llegue también a las aulas. Es como si fuérais un periódico que como tiene una línea editorial determinada no puede publicar tal noticia. Ya sabemos que eso pasa siempre en todos los medios de comunicación: la realidad condiciona la información y a su vez cada medio condiciona esa información, así que lo que nos llega es la realidad re re re re condicionada, jeje.

Algo similar es vuestro caso (aunque parece que me lo quiera llevar todo a mi terreno, jeje), pero qué vas a razonar con esta gente que tiene una mentalidad tan diferente. De hecho, impedir ciertas lecturas creo que será un mal menor comparado con otros que no quiero ni pensar.

Y como hace tantos años que dejé de leer libros adolescentes, jeje, las recomendaciones se las dejo a los otros profes ;-)

MOLTS BESETS!!!

MEG dijo...

Yo te iba a proponer "El guardián entre el centeno", pero creo que los padres no lo van a aceptar. Mucho menos "Historias del Kronen", que aunque habla de jóvenes y no de adolescentes, sí que es muy buena lectura.

Para terminar y pasando por alto las menudencias de padres mojigatos que pretenden proteger a sus hijos de la vida real, "Pregúntale a Alicia", un diario real publicado por los padres de Alice, una adolescente estadounidense de 15 años drogadicta. Nada como sacudir conciencias y despertar ideas en los chavales.

Lu dijo...

"Que si no haya diablos, que si no haya violencia, que si no haya drogas, que si no haya palabrotas, que si no haya conflictos...". Habrá que decirles a estos padres que encierren a sus niños en una burbuja y les inventen un mundo sin diablos (gobernantes y políticos), sin violencia (televisiva), sin drogas (reales o virtuales -messenger...-). Si es que...